El espejo en el que nos miramos

'Black Mirror' es una serie británica estrenada en 2011 y que cuenta con tres temporadas y 12 espisodios de una hora de duración, donde el nexo común siempre es una pantalla
Black-Mirror-Playtest-1-10192016.jpg?fit=615%2C329
'Black Mirror' es una serie británica estrenada en 2011 y que cuenta con tres temporadas y 12 espisodios de una hora de duración, donde el nexo común siempre es una pantalla

Hace algunas semanas Netflix recuperó, para el disfrute de los espectadores, la serie ‘Black Mirror’ que tanto éxito había cosechado hasta el momento con capítulos circulares y todos ellos cargados de una crítica absoluta al ser humano y las tecnologías. 

‘Black Mirror’ se creó en la televisión británica para hacernos reflexionar, para darnos un baño de realidad y enseñarnos que el mundo tecnológico en el que nos vamos adentrando poco a poco, puede que no sea tan perfecto como pueda parecer.

En diciembre de 2011 ‘Black Mirror’ apareció con su episodio piloto dispuesto a impactar al espectador. Y damos fe que lo consiguió. ‘El himno nacional’ supuso un antes y un después en la televisión. De repente, veíamos como a un Primer Ministro se le chantajeaba con asesinar a ciertos ciudadanos si no… atención… ¡tenía sexo en directo con un cerdo! La premisa con la que arrancó el capítulo era tan chocante que tuvo enganchados a los espectadores hasta el final. Y ese sólo era el principio. A cada capítulo que se emitía, el nivel de reflexión aumentaba.

Los episodios de ‘Black Mirror’ siempre tienen un nexo en común: la tecnología, una pantalla de ordenador, un móvil inteligente, una tablet, cualquier dispositivo capaz de generar imágenes a través de sus cátodos. Pero no todos son malos, en esta tercera temporada el capítulo estrella que ha atraído numerosas críticas positivas ha sido “San Junípero”, un canto al amor eterno gracias a las máquinas.

En esta tercera temporada, recuperada cuando ya todos pensábamos que la serie decía adiós con su episodio navideño, Netflix echa toda la carne en el asador y nos ofrece cinco nuevas historias con las que descubrir las luces pero sobre todo las sombras de los avances tecnológicos.

“San Junípero” ha sido sin duda el episodio más destacado de esta tercera temporada, pero no queda muy por delante del “Cállate y Baila” o el que cierra la serie “Odio Nacional”. En ambos, la tecnología se postra al servicio de las malas prácticas y, mientras en uno un chico se ve forzado a realizar cosas que no desea para evitar que ciertas imágenes personales salgan a la luz, en el otro es Twitter y sus hashtags quienes ponen en jaque a toda la policía de Londres.

Lo cierto es que nos gusta ‘Black Mirror’ y aplaudimos su vuelta porque series así siempre son necesarias. El mundo virtual, el 2.0 también tiene sus pegas, y la serie creada por Charlie Brooker nos da un golpe de posible y, a veces, no tan futura realidad.