Eduardo Martínez de Irujo, de Airbus al Club de la Comedia

Este joven jerezano, decidió un día dejar su trabajo y se lanzó de forma seria a la actuación, la impro y los monólogos. El golpe de suerte le ha venido con 'El Club de la Comedia' donde aparecerá muy pronto y le otorgará cierta visibilidad televisiva. Su preocupación ahora es seguir formándose para ser aún mejor
13585243_1199845116713052_8652362153140020635_o-e1481215685150.jpg?fit=1024%2C834
Este joven jerezano, decidió un día dejar su trabajo y se lanzó de forma seria a la actuación, la impro y los monólogos. El golpe de suerte le ha venido con 'El Club de la Comedia' donde aparecerá muy pronto y le otorgará cierta visibilidad televisiva. Su preocupación ahora es seguir formándose para ser aún mejor

Cualquiera pensaría que dejar un buen trabajo para ‘hacerse cómico’ es una gran locura, pero cuando el mundo de la farandula llama y te atrapa, no hay marcha atrás. Eduardo Ruíz, como lo conocen en su casa, nació en Jerez de la Frontera en diciembre de 1989, pero ha pasado gran parte de su vida entre la tierra que lo vio crecer y Madrid – con alguna que otra escala en México-.

A sus 27 años disfruta de la vida que tiene, la que ha escogido y le proporciona felicidad. La profesión de actor no es fácil, pero él la lleva con ganas y paciencia. Participa continuamente en sesiones de improvisación y monólogos y se ha dejado ver en algún que otro anuncio de televisión. Su próxima aparición será en ‘El Club de la Comedia’, el programa de monólogos que sigue resistiendo en pantalla 15 años después.

Antes de empezar la entrevista me confiesa que es la primera que hace y que espera “estar a la altura”. “Eso lo decidirá la gente que lo lea”, le tranquilizo entre risas. Risas. Se ríe mucho durante gran parte de la entrevista y se le nota al hablar que es feliz. A veces se expresa a mil por hora, típica manera de hablar de un andaluz jerezano, pero es claro en todo lo que cuenta, de su vida, de su trabajo, de su futuro.

Eduardo Martínez de Irujo
Eduardo Martínez de Irujo durante uno de sus monólogos. (Foto: cedida)

LaFM: Empecemos por el final. Dentro de algunas semanas aparecerás en ‘El Club de la Comedia’, este club es un poco ‘selecto’, ¿Cómo consigues acabar encima del escenario de este Teatro?

Eduardo Martínez de Irujo: Pues, en Julio hicieron un casting por Internet en el que buscaban cómicos debutantes y había que mandar un vídeo de máximo cinco minutos. Por probar, mandé un vídeo, no perdía nada. Un día me llaman por teléfono y me dicen “oye, que somos del Club de la Comedia, que te hemos seleccionado para que actúes con nosotros”. Me quedé un poco como “¿En serio?”. No me lo esperaba.

Además actúas ya directamente, no hay ninguna fase después que superar. Mi intervención consistía en salir al principio de la grabación, el primero, pero se emitiría en la web no en televisión. Al final parece ser que han juntado a todos los cómicos debutantes que hemos actuado en el programa y han hecho uno sólo para nosotros que se emitirá a final de temporada, calculo que para enero o febrero… Espero que sea pronto porque yo quiero verme ya en la tele.

LaFM: De hecho, todos los martes lo anuncias en tu página de Facebook, que ese día “tampoco sales en El Club”.

E.M.d.I: Sí, sí, lo aviso… Pero la verdad es que tengo ganas de que salga porque fue una bonita experiencia.

LaFM: ¿Cómo se lleva eso de ser “el nuevo” y salir el primero al escenario?

E.M.d.I: Salir el primero realmente no es un problema porque el público que va al teatro sabe ya a lo que va: a reírse… No es un problema pero sí que impone bastante porque no había visto un teatro tan lleno nunca y eso es acojonante pero en sentido positivo, una sensación bastante agradable. Salir al escenario y ver las gradas llenas impresiona mucho. De hecho se me hizo bastante corta la actuación.

LaFM: Y que la gente se ría con tu monólogo también debe impresionar.

E.M.d.I: Sí, claro, pero es que además hay una diferencia entre eso y cuando se actúa en bares y salas pequeñas, donde –por mi corta experiencia- puede pasarte que vayas a actuar a un bar y haya clientes que no sepan que es noche de monólogos. Van a tomarse algo y se encuentran con eso… Ganarse a ese público es más complicado porque no han ido a verte. La gente que va a un teatro y paga su entrada para ver un monólogo ya tiene esa predisposición y es más fácil que se lo pasen bien porque van con ese ánimo. En ‘El Club de la Comedia’ habría unas 500-600 personas y antes de empezar había un regidor que los ‘calentaba’ contando chistes malos… Eso hizo que luego todos los chistes funcionaran y era una sensación muy agradable.

Eduardo Martínez de Irujo durante uno de sus monólogos. (Foto: cedida)

LaFM: Has participado en varios certámenes de comedia y de hecho has ganado algún que otro premio como el Certamen de Comedia del Rockanrrola o en el Concurso de Jóvenes Talentos… ¿Tan bueno eres?

E.M.d.I: (Risas) No, no, que va, que va… Ambos concursos fueron haciendo impro que en eso sí tengo más experiencia que haciendo monólogos ya que llevo varios años. Lo de Jóvenes Talentos fue el año pasado, me presenté y cada persona teníamos cinco minutos. Hice el casting para el concurso pero una vez allí en el ensayo, hablando con el organizador, le comenté que hacía impro y me dijo si quería que probara con la impro, que el concurso no tenía relevancia súper importante… Así que hice mi impro y gusté al jurado y gané. Fue una satisfacción y además por el dinero que siempre viene bien para comprar bienes y servicios. Aun así, todavía estoy en proceso de coger tablas, si tuviera que actuar yo solo durante una hora, costaría. Todavía no estoy capacitado, creo.

LaFM: Y los que vivan en Madrid o viajen a la capital, ¿dónde te pueden ver?

E.M.d.I: Ahora mismo no tengo un sitio fijo de actuación, es lo que me gustaría, tener un local donde actuar cada semana pero aún no. De impro suelo hacerlo en los mismos sitios pero no siempre y de monólogos voy cambiando. Estoy todavía en el punto de concursos, open… Quien venga a Madrid, puede informarse en mi página de Facebook Eduardo Martínez de Irujo, ahí cada vez que tengo una actuación lo voy compartiendo. Acabo de terminar el segundo curso de monólogos, el avanzado, y ahora mi objetivo es conseguir actuaciones regulares que me permitan coger experiencia.

LaFM: Remontémonos al pasado… Antes de ser monologista y estudiar en la Escuela de Actores, trabajabas para ‘Airbus’. ¿Cómo pasas de esta gran empresa a ‘El Club de la Comedia’?

E.M.d.I: A principios de 2015 hice un curso teórico-práctico de monólogos mientras trabajaba en ‘Airbus’, pero antes de eso ya llevaba varios años haciendo improvisación teatral… Me apetecía probar algo diferente a la impro y al acabar el curso de monólogos empecé a actuar de forma regular pero amateur en ‘open mics’, en alguna actuación remunerada que me salía con más gente los fines de semana… Todo eso mientras seguía trabajando, y ahí es cuando me di cuenta que me gustaba más actuar que trabajar en la oficina. Trabajar 40 horas semanales delante del ordenador es un poco rollo… era realmente cansado y lo dejé para dedicarme al ‘Show bussiness’.

LaFM: Y tu madre, ¿ella cómo se toma que le llegues y le digas ‘mamá quiero ser artista’?

E.M.d.I: (Se ríe) A ver tampoco fue cosa de un día, de: mamá lo dejo todo y me voy a ser un bohemio de la vida. Fue realmente un proceso lento y de reflexión, no fue algo de la noche a la mañana.  A mi madre le iba comentado que estaba aburrido en el ‘curro’, que no me gustaba y yo tenía mis dudas de dejar el trabajo. Cuando por fin estuve más convencido, se lo comenté a ella y bien, lo entendía porque notaba que no era un capricho mío ni un impulso de adolescente, sino que era totalmente reflexionado.

Ella fue la que me dio el empujoncito para meterme 100%. Cuando dejé el trabajo en ‘Airbus’ en abril, lo hice sin saber qué iba a hacer. Mi idea era dejar el trabajo y ya ver qué hacía relacionado con el arte. Me presenté a las pruebas de la Real Escuela Superior de Arte Dramático porque mi madre me dijo: “si ya has dejado el curro, métete ya en serio, de cabeza y si te hace falta alguna ayuda económica, yo te echo un cable”.

Eduardo Martínez de Irujo durante uno de sus monólogos. (Foto: cedida)
Eduardo Martínez de Irujo durante uno de sus monólogos. (Foto: cedida)

LaFM: Ella te dijo “si te metes, te metes…”

E.M.d.I: Sí, sí. Además tuve suerte porque me preparé las pruebas y me cogieron.

LaFM: ¿Y cómo llevas esta nueva vida?

E.M.d.I: Genial… Comparándolo con la vida en la oficina que me levantaba a las 6 de la mañana sin mucho ánimo ni ganas y se me pasaban las horas súper lento… Genial. Ahora me puedo levantar un poco más tarde y eso se agradece. Me despierto a las 8 en lugar de a las 6 y eso hace que me levante más feliz.

Además, todas las asignaturas que tengo están orientadas a lo que me gusta, con lo que las clases, incluso las largas de 4 horas, se me pasan súper rápido. Los profesores son muy buenos y al ser un centro público tiene muchos medios y las clases son casi personalizadas. Somos 14 en clase mientras que cuando estudiaba Aeronáutica éramos 90 ó 100… Ahora los profesores se saben mi nombre… La diferencia es bastante positiva.

LaFM: Podemos decir que tu vida es más satisfactoria ahora, ¿no?

E.M.d.I: Sí, sí… Pero durante la carrera también lo era, estudiaba muchas horas pero estaba bien, además hacía mis cosas de impro… Lo que me hundió en la miseria fue empezar a trabajar en la oficina, eso fue un año y medio horrible. Después de haber pasado por eso sí que valoro estar haciendo lo que me gusta… No hay color.

LaFM: ¿Es importante el humor hoy día? ¿Crees que sigue siendo una vía de escape de mucha gente?

E.M.d.I: Claro que es importante, hoy día y siempre. Más que como vía de escape lo veo como una forma de afrontar la realidad. En nuestra vida pasamos por situaciones que provocan emociones complejas y creo que el humor es la mejor forma de abordarlas. La comedia nos ayuda a enfrentarnos a lo que somos. Nos muestra nuestros defectos, fobias, fallos, inseguridades. La mejor vía de escape a día de hoy sigue siendo el suicidio.

LaFM: Sabemos que eres capaz de hacer reír, pero ¿te veremos alguna vez – cuando acabes en la Escuela de Arte Dramático – enfrentarte a algún papel dramático? ¿Te llama la atención o prefieres la comedia?

Este año sí he tenido que enfrentarme a papeles y escenas dramáticas. Al principio se me hacía muy complicado pero poquito a poco le he ido cogiendo el puntito, ¡incluso alguna vez he llegado a sentir cosas de verdad! Pasar 7 años estudiando aeronáutica te convierte en Robocop, en un cacho de roca que ni siente ni padece. Lo bueno de trabajar el drama es que me está ayudando a ‘desingenierizarme’. A día de hoy prefiero la comedia porque es donde más experiencia tengo y más cómodo me siento, pero bueno, yo creo que se puede combinar. Mira si no a Robin Williams o Jim Carrey. Si es que en verdad, la comedia es muy triste.

Eduardo Martínez de Irujo durante uno de sus monólogos. (Foto: cedida)
Eduardo Martínez de Irujo durante uno de sus monólogos. (Foto: cedida)

LaFM: Cualquiera que lea la entrevista y te esté conociendo por primera vez, se estará preguntando el porqué de tu nombre artístico. Te has puesto Eduardo Martínez de Irujo, reconocerás que es bastante peculiar…

E.M.d.I: Es curioso porque eso vino cuando me abrí una cuenta en Tuenti*. Me registré y por no poner mi apellido de verdad… No es que sea muy celoso de mi privacidad pero no me interesaba poner mi nombre verdadero, no quería… Y me puse Martínez de Irujo pero como me podía haber puesto Eduardo Obama o cualquier otro… No tengo especial interés en la Casa de Alba (ríe). Luego al hacerme Faccebook, me puso el mismo nombre y en el concurso de RockanRolla que fue hace dos años, el presentador me preguntó cómo me anunciaba al público, y como era la primera actuación que tenía digamos seria, pues le comenté que como en mi Facebook: Eduardo Martínez de Irujo.

LaFM: Es un buen nombre, fácil de recordar porque es llamativo, pero quizás largo, ¿no?

E.M.d.I: Es verdad que lo es, porque mi nombre son tres sílabas: Eduardo – Martínez- De Irujo. Es largo, no es como Miki Nadal, Leo Harlem o Dani Rovira, que son todos muy cortitos. Es largo pero al menos es un apellido que llama la atención y quizás hace que la gente lo memorice más, o nada más presentarme y escuchen mi nombre piensen: “¿Y esto?”. Igual ayuda a prestarme más atención.

LaFM: Sin duda, no se olvida rápido. Eres Martínez de Irujo pero nada que ver con la nobleza.

E.M.d.I: Claro, en ningún momento del monólogo me hago pasar por nadie de la nobleza ni nada, de hecho no hago ninguna referencia salvo en el primer chiste del principio, luego ya hablo de otras cosas. No es un apellido que me convierta en un personaje pijo y de buena familia, es sólo el nombre y punto. El resto sigo siendo Eduardo Ruíz.

LaFM: En resumen, conseguiste tu nombre artístico casi por azar.

E.M.d.I: Sí, sí, totalmente. Hay gente que me pregunta si soy Martínez de Irujo de verdad y yo siempre digo la verdad y explico toda la historia.

Eduardo Martínez de Irujo durante uno de sus monólogos. (Foto: cedida)
Eduardo Martínez de Irujo durante uno de sus monólogos. (Foto: cedida)

LaFM: Toca ponerse serios en esta entrevista… Hay un par de asuntos que nos preocupan y nos llaman la atención…

E.M.d.I: A ver…

LaFM: Para empezar, hemos visto que no tienes página de Wikipedia aún, eso es casi como un fracaso…

E.M.d.I: Ya, ya, pero creo que sería un ególatra si me hiciera mi propia página de Wikipedia, igual debería esperar unos años a ser más relevante, igual dentro de 15 años a alguien le da por ponerme en la Wiki.

LaFM: Si después de esta entrevista te sale algún fan, hacemos un llamamiento para que la cree…

E.M.d.I: Sí, sí, estaría bien… Lo que pasa es que Wikipedia es un sitio demasiado ‘elevado’ quizás para mí todavía, aún soy un mindundi. Tengo que hacer aún cosas importantes, igual Wikipedia se me queda un poco lejos, no lo sé…. O podría venirme arriba una tarde tonta que no tenga nada que hacer y escribirme algo para mí y publicarlo…

LaFM: El otro asunto que nos preocupa es tu animadversión hacia ‘Playground’. Le das mucha caña en tu Facebook.

E.M.d.I: Realmente es por coger un tema y ser ‘pesao’… Quitando el rollo cómico que meto o intento hacerlo, playground es un peligro realmente porque si tú… ¿a ti te gusta Playground? A ver si te voy a ofender.

LaFM: No te preocupes, no suelo verlo.

E.M.d.I: Vale… Es que es como una nueva forma de periodismo entre comillas que se reduce a un video de 40 segundos con cuatro frases y no requiere mucho esfuerzo mental para entenderlo. No es lo mismo leerte una noticia de El País, El Mundo, el que sea, en el que hay que hacer cierto esfuerzo mental, que en Playground que es como ver la tele, no te aporta, además que son noticias totalmente irrelevantes… Me parece peligroso que pueda llegar a cambiar la forma de contar las cosas. Ya hay incluso medios importantes que están llegando a ese nivel de “vamos a dar cuantas menos palabras mejor y cuanto más imágenes y más videos, mejor”. No sé, veo que hacer esos vídeos es muy fácil, que no requiere mucha dedicación mientras que escribir un artículo por escrito es más importante… Vaya, creo que me he puesto demasiado profundo…

LaFM: Bueno Eduardo, llegamos al final de esta tu primera entrevista con un medio. ¿Cómo te has sentido?

E.M.d.I: Muy bien. La verdad es que ni me he dado cuenta que era una entrevista. Me he puesto a hablar tranquilamente, así que no sé si habré estado a la altura de las circunstancias y de lo que se espera de mí. Esto es un hito en mi historia.

Nota al pie: *red social que triunfaba a mediados del 2000 entre la población juvenil