Natalia de Molina: “La comedia se valora menos a la hora de los reconocimientos”

IMG_20170114_210856.jpg?fit=1024%2C576

La malagueña Natalia de Molina no hace su trabajo para ganar premios, lo hace porque le gusta y quiere seguir “contando historias”.

El año pasado consiguió el Goya a la Mejor Actriz por su papel de Rocío en ‘Techo y comida’, la película del jerezano Juan Miguel del Castillo. Esta joven actriz ha pasado en un año del drama social que buscaba remover conciencias a la comedia más alocada de Paco León. ‘Kiki el amor se hace’ rompía moldes con un guión arriesgado y sin tapujos en el que el sexo y sus filias y fobias eran la base de los personajes, y ese desparpajo en los diálogos ha hecho que fuera una de las películas españolas más vistas del 2016. A los Goya parte sólo con cuatro nominaciones: guión adaptado, actriz revelación, actriz de reparto y canción original.

De Molina ha asegurado a LaFm que el reconocimiento del público es “el mejor premio que se puede recibir”.