Margarita Martín Ortiz: "La gente inculta y sin educación es la que más conviene”

La letrada y escritora jerezana que acaba de publicar su tercera novela habla, entre otros asuntos, sobre “la trampa” que implica para la mujer la conciliación laboral, considera que la ciudad debe dejar de mirarse el ombligo, delimita el concepto de escritor y reconoce que se le puede conocer a través de los personajes que ha creado.
ppal-margarita.jpg?fit=1024%2C771
La letrada y escritora jerezana que acaba de publicar su tercera novela habla, entre otros asuntos, sobre “la trampa” que implica para la mujer la conciliación laboral, considera que la ciudad debe dejar de mirarse el ombligo, delimita el concepto de escritor y reconoce que se le puede conocer a través de los personajes que ha creado.

“Leer, leer y probar”, es lo que le gusta hacer desde los cinco años. ‘El Principito’ fue uno de los muchos libros que marcaron una infancia que compartió con otros cuatro hermanos. Asegura que todos fueron educados sin distinción, pero Margarita Martín Ortiz (1968), hija de una jerezana y un militar de origen granadino, advirtió con ocho años y sin saber por qué, que quería estudiar derecho. Ahora es letrada y escritora, ha publicado recientemente su tercera novela, ‘Mientras te rendías’, y afirma que sus dos facetas son vocacionales.

Martín Ortiz, aparentemente envuelta por un aura de sencillez y ‘cero por ciento de dobleces’, habla con LaFM de sus comienzos en un mundo profesional copado por hombres, sobre los entresijos de su obra literaria y ofrece su opinión en torno al estado actual de la cultura, las nuevas generaciones y la ciudad.

Mujer de raíces, lectora empedernida y apasionada del período de posguerra, defiende que es necesario dejar pasar el tiempo porque “la distancia nos permite ver mejor hasta dónde hemos llegado, los errores, los defectos, las cosas buenas”.

LaFM: Usted es abogada, profesora y escritora. ¿Todo por vocación?

Margarita Martín Ortiz: Sí, totalmente. Bueno, profesora ahora ya no soy. Cuando empecé a dedicarme un poco más a escribir tuve que dejar la escuela de prácticas jurídicas y el Máster de Abogacía.

LaFM: ¿Es posible?

M.M.O.: Sí, sí… Es más, creo que son las típicas carreras que si no son vocacionales, son horribles, como la medicina.

LaFM: ¿No tira una más que otra?

M.M.O.: A lo mejor eso está empezando a pasar ahora, pero anteriormente eso no ha ocurrido. Hubo un tiempo en que me dedicaba mucho a la literatura, cuando estudiaba. Después, me centré, durante 25 años, en la carrera. Ahora estoy mucho en la literatura, pero mi medio de vida sigue siendo el Derecho.

LaFM: ¿En alguno de esos ámbitos ha sentido que ‘ha usurpado’, en algún momento, un mundo de hombres?

M.M.O.: Sí, cuando yo empecé en Derecho a lo mejor no era un mundo de hombres, pero si con una fuerte presencia masculina. Tenía 23 años, y no tanto como usurpar, pero sí notas que te tienes que hacer un hueco, que no lo tienes todo fácil. Primero porque los comienzos siempre son muy difíciles, añádele que eres muy joven y que encima seas mujer. Todo es muy complicado. Entre comillas, digamos que eres menos creíble para todo el mundo.

LaFM: ¿Hoy ya eso ha cambiado?

M.M.O.: Creo que sí ha cambiado, no tanto como debería. En mis compañeras jóvenes que entran ahora veo las dificultades, aunque no creo que tengan que ganar un espacio propio por el hecho de ser mujer. Creo que al menos eso está más moderado que en mis inicios.

LaFM: Hoy día hay diferentes alternativas para publicar libros, casi al alcance de cualquiera. ¿Cuándo considera usted que una persona se convierte realmente en autor o escritor?

M.M.O.: Una cosa es lo que uno piensa y lo que uno siente. A partir de ahí es cuando deberías considerarte escritor y otra cosa es lo que la sociedad o más bien el mundo literario te puede considerar. Éste no te a considerar escritor ni por dos ni por tres, ni por mucho menos. A lo mejor está más relacionado con la fama o con la repercusión mediática que tú tengas que no exactamente con que tú te lo tomes como un trabajo. Creo que se debe considerar escritor en el momento en el que tú lo asumes como un trabajo, en el sentido de que lo haces regularmente, de que te dedicas a ello y te preparas para hacerlo, no lo haces como algo esporádico, como un hobby.

LaFM: ¿Qué personaje de sus libros tiene más rasgos de Margarita Martín Ortiz?

M.M.O.: Pienso que mi ‘yo’ y mis experiencias están un poquito en cada personaje femenino. Todas mujeres llevan un poquito de mí, hasta las que no gustan tanto. En los masculinos a lo mejor está lo que a mí me gusta de algunos o que me gustaría ver en los hombres.

LaFM: ¿Lo positivo?

M.M.O.: Lo positivo y también lo negativo que veo, pero que no es lo que me gustaría ver.

La autora jerezana, Margarita Martín Ortiz, en un momento de la entrevista./MLP
La autora jerezana, Margarita Martín Ortiz, en un momento de la entrevista./MLP

LaFM: ¿En qué rasgos de sus personajes se aprecia su evolución personal?

M.M.O.: Se les ve más seguridad, más desenvoltura y madurez. Seguramente en el primer libro, aunque no hace tanto que lo escribí, lo hice con una parte que yo llevaba anteriormente de otra época. El último es una novela muy unida a mi edad y a mi momento personal.

LaFM: ¿Es feminista?

M.M.O.: A mí no me han gustado nunca los carteles de ningún tipo, ni políticos… ¿Qué entendemos por feminista, que las mujeres tienen que tener los mismos derechos que el hombre? Bueno, es que legalmente los tienen, pero en la realidad no. Entonces habría que luchar, y al igual que la mujer, el inmigrante y cualquier otra persona en situación de discriminación.

LaFM: En su último libro se centra en la mujer en el mundo empresarial. Hoy día no necesitan el permiso legal de los hombres para gestiones tan básicas como solicitar un préstamo, pero ¿cómo ve a la mujer en el mundo empresarial hoy día? ¿Ya son libres?

M.M.O.: Bueno, no son tan libres todavía. La carga de la familia sigue recayendo sobre la mujer, tiene que seguir compatibilizando una vida familiar y laboral, cosa que no tiene que hacer el hombre. Siempre hay periodos en los que te centras en tu familia y entonces tu vida empresarial y profesional pierde algo o es lo contrario, si te centras en tu vida profesional, tu vida personal se resiente. Creo que esto sigue ocurriendo.

LaFM: ¿Tiene trampa la conciliación?

M.M.O.: Puedes tenerlo reconocido, pero la realidad es muy distinta. Sí, se te reconoce que tienes la posibilidad de conciliar hasta cierto punto, pero tiene trampa. Concilias a cambio de qué. Tú pierdes tu papel en la empresa, totalmente; la capacidad de formarte y de avanzar al mismo nivel que un hombre… Tiene trampa, claro, sigues teniendo que elegir. Eliges y te ponen más fácil la elección. Normalmente la elección que te ponen más fácil es la de la vida familiar, no la empresarial.

LaFM: En ‘El velo y la flor’ los protagonistas son hombres, ¿cree que el mundo del vino y el bodeguero en el que se centra es cosas de ellos?

M.M.O.: Bueno, hay muestras evidentes de que no. Hay en concreto una mujer que yo conozco muy significada, Pilar Plá, al frente de Maestro Sierra. Pero es verdad que su origen y todo fue un mundo muy masculino. Yo describo ese momento, que vaya avanzando de otra manera…

LaFM: Las tramas de sus diferentes obras tienen lugar en Jerez y en otras ciudades cercanas que conoce en mayor o menor medida. ¿Cree que podría escribir de lo que le sea completamente ajeno?

M.M.O.: Creo que sí. Ahora estoy trabajando y una parte se desarrolla en un lugar que yo no conozco, lo estoy intentando. Yo al menos necesito ver la parte fundamental de la novela, me es más fácil describirlo y hacer partícipe al lector, que aunque no lo conozca va a decir: está tan bien descrito que me lo imagino. Y lo que no conozco voy a verlo.

LaFM: ¿Qué cambiaría de Jerez?

M.M.O.: Buf… yo creo que habría que cambiar a los jerezanos y la postura de pasividad absoluta que hemos tomado con la ciudad. Es una pena, hay que cambiar eso. Creo que Jerez se ha acostumbrado mucho a mirarse el ombligo y no a actuar. Estamos viviendo mucho de la renta del pasado y se acabaron. Vivimos en torno a un mundo bodeguero que pertenecía a gente emprendedora con comercio en el exterior, venía gente de fuera, nos daban a conocer… Ese es el arranque y el motor que tuvo Jerez. Después de que se haya parado ese motor no hemos encontrado otro y hay que encontrarlo y crear un proyecto de ciudad nuevo.

LaFM: Escribe sobre la posguerra, ha oído a sus padres hablar mucho de la época. ¿Qué es lo que más le atrae de la época?

M.M.O.: La principal atracción es haberla oído mucho en casa. También era una época en la que los valores eran completamente distintos y a mí me atrae ver eso con cierta distancia. Mucha gente me pregunta por qué me he ido tan lejos. Me gustan los 50, 60 e incluso los 70 porque esa distancia nos permite ver mejor hasta dónde hemos llegado, los errores, los defectos, las cosas buenas… Me atrae porque es una parte importante para Jerez y para mi familia. En los años 50 y 60 Jerez irrumpe como ciudad moderna.

LaFM: ¿Por qué considera que hay que verlo con cierta distancia?

M.M.O.: Todo lo valoramos mejor con cierta distancia. Esta tendencia de decir que Jerez fue grande… Fue grande y hay que ver cómo se hizo grande con un poquito de distancia.

LaFM: Es fiel a ‘El Quijote, a ‘El amor en tiempos del cólera’, ambas obras maestras, muy distintas. ¿Hacia qué lado aspira desde el punto de vista estilístico?

M.M.O.: Estilísticamente aspiro a ser yo misma no voy a emular a nadie, no creo que pueda ni muchísimo menos, pero tampoco es mi pretensión, en absoluto. Creo que he encontrado mi estilo y en él voy a seguir.

LaFM: ¿Cuál es su estilo?

M.M.O.: Pues un estilo intimista, reflexivo, en el que prima mucho la descripción interna más que la externa, las preguntas que se hacen los personajes, las reflexiones, los sufrimientos, la forma de ver la vida.

LaFM: Ha recibido varios reconocimientos. Con su primera novela quedó como tercera finalista en el XIX Premio de Novela Fernando Lara y ‘Mientras te rendías’, resultó finalista Premio Ateneo de Sevilla 2016. ¿Se siente valorada en su tierra?

M.M.O.: Yo lo que siento es que todavía no he hecho nada. He recibido dos reconocimientos que son dos pequeños empujoncitos para ponerme un poco en el mundo, pero ahora yo tengo que empezar a andar.

LaFM: ¿Siente apoyo?

M.M.O.: Sí. Al nivel en el que yo estoy de escritora incipiente, sí.

LaFM: ¿Cree que la sociedad alienta a los creadores, artistas, escritores…?

M.M.O.: En absoluto, más bien lo contrario, hay una desmotivación total.

LaFM: ¿Qué opina sobre las medidas tomadas por el Gobierno que aumentan el precio de los productos culturales?

M.M.O.: Esas medidas no ayudan en nada, pero es verdad que si cambiaran, tampoco bastaría. También es un problema de actitud que tienen los gobiernos y los políticos en general hacia la cultura de rechazo, más bien. Una medida puede ser significativa del conjunto, de los políticos actuales y de los anteriores y seguramente por desgracia de los que vengan.

La abogada y escritora mientras habla para LaFM./ MLP
La abogada y escritora mientras habla para LaFM./ MLP

LaFM: ¿Cómo se puede ayudar, dar a conocer a los artistas, escritores y creadores?

M.M.O.: No es tanto que nos impulsen como que nos den más visibilidad… Yo siempre insisto en que a nivel educativo hay que dar a conocer a los autores. Está muy bien que conozcan a los del pasado pero también a los actuales que estamos aquí podemos ir a los centros. Puede haber una interrelación que hoy en día los jóvenes valoran más que en nuestra época. A lo mejor en mi época si me llevaban a un autor, no me causaba gran impresión. Pero hoy en día que necesitan palparlo todo, creo que puede ser interesante y que se puede hacer mucho a esos niveles.

LaFM: ¿Cómo ve a la juventud en general y a nivel cultural?

M.M.O.: No la veo tan mal como dicen. Creo que hacemos mucho hincapié en lo malo. A nivel cultural hay poca oferta cultural para los adultos y para los jóvenes que tienen otras inquietudes. Si de por sí es complicado que la juventud se meta en ciertos sectores y tenga interés por ciertas cosas, nosotros tampoco hacemos nada por generar ese interés.

LaFM: ¿Y por qué cree que no se hace nada? ¿Le interesa a alguien, quizás?

M.M.O.: Quizás interese más. En general, interesamos más un poco lerdos e incultos, siempre interesa más la gente sin educación. La gente inculta y sin educación es la que más conviene, totalmente. Si empiezas desde la juventud, ya tienes a la gente bien mal educada.

LaFM: ¿Qué le gustaría que le preguntara?

M.M.O.: Buf… no sé. No hay nada que yo no diga a través de mis libros.

LaFM: ¿Se conoce a Margarita Martín Ortiz a través de sus libros?

M.M.O.: Sí, totalmente.