Nadal encabeza la ‘Armada’

España.jpg?fit=1024%2C768

Rafael Nadal, Roberto Bautista, Marc López y Pablo Carreño son los elegidos por Conchita Martínez, capitana del equipo español de Copa Davis, para los octavos de final del torneo contra Croacia.

La eliminatoria se disputará del 3 al 5 de febrero en la localidad croata de Osijek. El primer día, viernes, se disputarán dos encuentros individuales, el sábado el partido de dobles y, si fuera necesario, quedarían los otros dos individuales para el domingo.

Presumiblemente recaerá en los hombros de Nadal y Bautista la responsabilidad de jugar los partidos individuales, aunque Martínez podría reservar al de Manacor para jugar el dobles con Marc López -son campeones olímpicos en la modalidad- y confiar la tarea a Carreño.

Se trata de un cuarteto equilibrado y que pasa por un buen momento de forma. Aunque el asturiano Carreño solo ha disputado un partido de Copa Davis (en 2016, con victoria), acaba de alcanzar las semifinales del Abierto de Australia, primer Grand Slam del año, en la modalidad de dobles junto a Guillermo García López.

Nadal, con 4 ‘Ensaladeras’ en su expediente, Bautista -ganador en Chennai este año- y López, en el equipo español desde 2012, aportan esa experiencia en la competición que le falta al asturiano.

Los tenistas croatas convocados (Foto: @DavisCup)

Croacia es la vigente subcampeona del torneo, tras perder la final en noviembre en Zagreb contra la Argentina de Juan Martín del Potro. No obstante su convocatoria no reúne a sus mejores jugadores pues el tenista con el ranking más alto es Franko Skugor, el 221º en la clasificación individual de la ATP.

La Copa Davis es una competición entre países cuyas eliminatorias se disputan al mejor de cinco partidos. Cada país debe convocar a cuatro jugadores por eliminatoria, aunque no jueguen todos los convocados. Cada año pugnan por el trofeo -conocido popularmente como ‘Ensaladera de plata’ por su característica forma- 16 selecciones, que quedan encuadradas en el Grupo Mundial. El resto de países figuran en grupos zonales (Américas, Asia/Oceanía y Europa/África) y aspiran a ascender y acceder al Grupo Mundial.

Eso fue lo que le ocurrió a la ‘Armada’ en los años 2015 y 2016. Derrotada en los octavos de 2014 (contra Alemania) y en la repesca (Brasil), España cayó al primer grupo de la zona Europa/África y no fue hasta septiembre de 2016 contra India cuando selló su vuelta a la élite de la Davis.

Una derrota en octavos supone afrontar una repesca para permanecer en el Grupo Mundial. Es por ello que el Croacia-España es algo más que un billete para los cuartos de final: significa asegurar una plaza en la Copa Davis de 2018.