Madrid vota sobre Madrid

IMG_20170209_103253.jpg?fit=1200%2C900

Las urnas están abiertas. El Ayuntamiento de Madrid ha iniciado su votación ciudadana, que tendrá lugar entre el 13 y el 19 de febrero. Todos los empadronados en la capital mayores de 16 años podrán elegir sobre el diseño de la Plaza de España, diversos aspectos de la Gran Vía o sobre dos proposiciones pensadas por ciudadanos: un billete único para el transporte público que permita cambiar de medio de transporte (bus, tren o metro) sin pagar más durante 90 minutos y ‘Madrid 100% sostenible’, un manifiesto de 14 puntos para que la capital sea eficiente energéticamente y respete el medio ambiente.

Los vecinos de seis distritos de la capital podrán votar además sobre cuestiones específicas de sus barrios.

Desde el Ayuntamiento resaltan que es una medida pionera en nuestro país: “Es la primera vez en España que los ciudadanos pueden hacer propuestas y el conjunto de la ciudadanía decide si las acepta o las rechaza”, afirma Gregorio Planchuelo, director general de Participación Ciudadana del Consistorio. “Es una participación individual y directa de la ciudadanía, no es a través de movimientos asociativos”.

Una vez los madrileños tomen las decisiones “el Ayuntamiento tendrá que informar cómo las va a llevar a cabo o indicar las razones por las cuales no ha sido posible realizarlas”.

 

Bajo el lema “Vota sí, vota no. Haz historia. Decide Madrid” el Ayuntamiento invita a sus ciudadanos a participar en la consulta. El voto se puede ejercer de tres maneras: a través de la web Decide Madrid previo registro, presencialmente en unas urnas colocadas en los distritos de la capital o por correo reenviando la papeleta que facilitó el Consistorio por carta a cada ciudadano, aunque el plazo para votar de esta manera terminó el día 12.

A día 8 de febrero la participación por correo ascendía a 106.000 personas. El escrutinio de los resultados tendrá lugar el lunes 20 de febrero de manera pública en dependencias municipales, conociéndose el día 21 los datos de participación total. El propio Ayuntamiento ha invitado a la ciudadanía a que sea observadora del recuento.

Cartel de promoción de la consulta ciudadana en Madrid.

La votación ha recibido críticas. Las dos propuestas finalistas para rediseñar la Plaza de España no han sido las dos más votadas. Una de ellas, ‘Welcome mother Nature’, finalizó tercera, mientras que la otra, ‘Un paseo por la cornisa’, décima. Ante la confusión generada, Planchuelo explica que “la ciudadanía formaba parte del jurado pero no era el único miembro del jurado. El jurado estaba compuesto por once personas y la ciudadanía tenía un voto preferente pero no era el único voto. Al final el jurado decidió esas dos propuestas, que estaban entre las más votadas”.

Otra de las quejas se centra en la propuesta ciudadana del billete único. Aunque los madrileños aprueben la idea, el Ayuntamiento no podrá aprobar esta decisión unilateralmente, ya que es una competencia del Consorcio de Transportes, integrado por Ayuntamiento y Comunidad de Madrid entre otros. La oposición afea al Consistorio que se vote sobre una medida que no es de estricta jurisdicción municipal. Planchuelo anuncia que “lo que tendremos si sale que hay que adoptar el billete único es un mandato para intentar, dentro del Consorcio de Transportes, que se implante” la medida. “No solamente será el Ayuntamiento” el que presione en el órgano, pues contarán “con el apoyo de miles de personas que han solicitado eso.”

La oposición ha protestado por esta iniciativa. Desde Ciudadanos se muestran a favor de la participación ciudadana, aunque consideran que la votación del Ayuntamiento no está bien articulada. “Son asuntos que no merecen ser objeto de consulta”, sostiene Silvia Saavedra, concejala de la formación en el Consistorio. Por ejemplo “la propuesta ‘Madrid 100% sostenible’ es muy abstracta y genérica. No tienen ningún tipo de seriedad o rigor, no pueden hacer lo que están haciendo”.

 

También han expresado su descontento por redes sociales.  Planchuelo responde a estas quejas de la siguiente manera:

 

Por su parte el Partido Popular ha manifestado su descontento por diferentes canales. La portavoz de los populares en el Consistorio, Esperanza Aguirre, ha calificado de “tomadura de pelo” que se gasten “600.000 euros del dinero de los madrileños” para “poner carteles” sobre la consulta. “El Ayuntamiento tiene derecho a poner en las farolas su propia propaganda cultural pero ahora lo están utilizando para la consulta”, ha continuado en declaraciones recogidas por EFE. También Beatriz Elorriaga, concejala popular en el Ayuntamiento, ha cargado contra el Gobierno de la capital en un artículo publicado en La Razón. Entre otras acusaciones, Elorriaga afirma que “el actual gobierno de Madrid no parece reconocer que somos un Estado de Derecho que se fundamenta en una democracia representativa y no participativa“.

Por el momento se desconocen los datos económicos sobre el coste del proceso para la capital. Planchuelo asegura que “dependerá de cuántos votantes haya por correo y de una serie de gastos que todavía no tenemos cerrados”.