Afamedis visita una residencia de mayores de El Puerto: "Les sirve para decir: 'Yo he ayudado a alguien'"

Los usuarios de la Asociación de Familiares para la Integración y la mejora de la Calidad de Vida de las Personas con Discapacidad, Afamedis, celebran San Valentín en la Residencia de Mayores Santa Clara Puerto Luz. Durante la jornada han elaborado e intercambiado tarjetas en equipo, experiencia que les eleva la autoestima y a sentirse útiles.

Los usuarios de la Asociación de Familiares para la Integración y la mejora de la Calidad de Vida de las Personas con Discapacidad, Afamedis, celebran San Valentín en la Residencia de Mayores Santa Clara Puerto Luz. Durante la jornada han elaborado e intercambiado tarjetas en equipo, experiencia que les eleva la autoestima y a sentirse útiles.

Como otras muchas, esta historia comenzó por casualidad. Monitores de la Asociación de Familiares para la Integración y la mejora de la Calidad de Vida de las Personas con Discapacidad, Afamedis, y de la Residencia de Mayores Santa Clara Puerto Luz, de El Puerto, se conocían. Y a partir de ahí, hace dos años, crearon los lazos que aún hoy  unen a los usuarios de ambas entidades en fechas tan señaladas como la del Día de los Enamorados.

Este Día de San Valentín, las 14 personas con diferentes discapacidades, de entre 21 años y 40 años, se han desplazado hasta este centro de mayores portuense. A lo largo de la jornada han elaborado manualidades en equipo, Los chicos y chicas de Afamedis ayudan a los residentes con movilidad reducida a desplazarse, así como a realizar las tarjetas que, posteriormente se han intercambiado y colgado en un mural.

Los usuarios de la residencia y de Afamedis mientras elaboraban las tarjetas./ Cedida
Los usuarios de la residencia y de Afamedis mientras elaboraban las tarjetas./ Cedida

“El objetivo que se persigue con este tipo de actividades es que tomen conciencia de los días específicos como el de los enamorados, y que se den cuenta de que comparten características con otras personas”, explica Esperanza Castillo, una de las monitoras de la asociación jerezana.

Si a los mayores les falla el pulso, los jóvenes les ayudan a colorear, pegar y recortar. Esto, a priori trivial, supone una gran fuente de riqueza para sus protagonistas. Aumenta la autoestima y la autoconfianza, potencia la socialización y las relaciones inter-personales.

Y el resultado lo expresan de forma casi inmediata. “Llegan a casa diciendo que han ayudado a una abuelita enferma; les sirve para decir: yo he ayudado a alguien. Ellos expresan lo que realmente sienten, si han sido útiles lo dicen y son capaces de sentir ese protagonismo interno. Si los familiares se lo hacen todo en casa, ello no se sienten útiles”, cuenta el presidente de Afamendis, Javier Sáez. También refuerza el espíritu de compañerismo pues “al Igual que lo hacen con una persona que no conocen, luego ayudan a un compañero”.

Todos los participantes del taller de San Valentín posando después de colgar las tarjetas en los murales./ Cedida
Todos los participantes del taller de San Valentín posando después de colgar las tarjetas en los murales./ Cedida

La Asociación de Familiares para la Integración y la mejora de la Calidad de Vida de las Personas con Discapacidad surgió en 2010. Desde entonces intentan dar respuesta a usuarios mayores de 21 años —edad máxima de escolarización— y aumentar su autonomía. Los actuales beneficiarios pueden sentirse orgullosos, ya que además de  recibir las atenciones de Afamedis, les brindan la oportunidad de aportar sus habilidades, ilusiones y empatía a otros, en este caso a los mayores de Santa Clara Puerto Luz.