Los hermanos Zarzuela: "No hay nada que te impida realizar tus sueños"

Pie de foto: Alejandro y Pablo Zarzuela posan para LAFM en Madrid / Guillem Hidalgo

Medalla de plata en los Juegos Paralímpicos de 2016, vigentes campeones de Europa y recientemente galardonados por la Junta Andalucía. Los hermanos Pablo y Alejandro Zarzuela (Jerez, 1987) son jugadores de baloncesto en silla de ruedas del CD Ilunion. Atienden a LAFM en exclusiva en Madrid tras proclamarse nuevamente campeones de la Copa del Rey.

En primer lugar, ¿cómo os sentís al levantar otra Copa del Rey?

Pablo: Las sensaciones son del trabajo bien hecho, la recompensa al esfuerzo que hacemos y la motivación para seguir haciendo lo que hacemos.

Alejandro: Es una gran satisfacción conseguir el primer título de la temporada tras tres partidos que fueron bastante disputados. Es un título más que da confianza y si seguimos en esta línea podemos seguir siendo competitivos en lo que queda de Liga y en la competición europea, que tenemos a la vuelta de la esquina.

Sois jugadores del CD Ilunion ¿no perdéis este hambre de ganar títulos?

P: No, yo creo que eso es un mal vicio, cuanto más ganas más quieres ganar. Al fin y al cabo uno se plantea miniobjetivos, que son ir mejorando e ir viendo en lo que el equipo tiene más déficit para intentar ayudar y que sea más fuerte cada vez. Nos centramos más en eso que en ganar, lo que pasa es que bueno, viene intrínseco que a veces haya un poco de satisfacción.

A: Nunca sienta mal ganar. Es algo que al final te alimenta a seguir trabajando. Siempre hay pequeños objetivos que añadir a los títulos que se consiguen, como mejorar el juego, perfeccionar ciertas cosas…

Por culpa de este título no pudisteis ir a recoger en persona el galardón de Banderas de Andalucía en la categoría de Inclusión Social. ¿Cómo os sentís al recibir este galardón?

P: Primero sorprendidos porque es la primera vez que nos entregan un premio como tal, que nos valoran como personas merecedoras de ese premio. Segundo, muy agradecidos y, cómo no, es un gran honor recibir un premio en nuestra tierra y que reconozcan nuestra trayectoria, nuestros valores y lo que intentamos hacer ver a la gente, que no es solo el tema de ‘somos deportistas de éxito’, sino que dentro de unas dificultades que puedas tener no hay nada que te impida realizar tus sueños y encima llevarlo al éxito.

A: Poco puedo añadir a lo que ha dicho Pablo. Es un gran honor que de tantas personas que hay y que consiguen éxitos se paren a pensar en nosotros y nos vean como personas a seguir.

Tú, Pablo, has estado dos meses parado. ¿Por qué motivos?

P: Se me han juntado varias cosas: primero me operaron de la vesícula, me la tuvieron que quitar, hubo varias complicaciones en la recuperación. Luego cuando vuelvo al trabajo tuve que estar una semana ingresado por una infección en un riñón y ahora llevo por fin otra semana metido en la dinámica del equipo, me encuentro muy bien y esperemos que no haya más contratiempos. Han sido dos meses muy largos.

¿Cómo ha sido volver a coger la dinámica? Has vuelto a la competición en esta Copa del Rey ¿cómo te has encontrado?

P: Me he encontrado muy flojito, fuera de forma, de ritmo… Pero con mucha ilusión y muchas ganas de volver a verme con mis compañeros, de sufrirlos y de divertirme con ellos e intentar volver lo antes posible a estar en la dinámica del equipo y sumar.

Gran parte de vuestra carrera la habéis desarrollado juntos, habéis coincidido en un gran número de clubes. ¿Es casualidad o los equipos os querían a los dos en pack?

A: Pues sí, como dices, normalmente nos veían como pack, nos llamaban a los dos, excepto por el primer año que estuvimos separados que Pablo salió de una lesión y el club que me llamó a mi no apostó por él. Pero después sí que han ido apostando por los dos.

Creo que sin duda uno de los mayores éxitos de vuestra carrera fue la medalla de plata este verano en los Juegos Paralímpicos. Para ti, Pablo, fueron además tus primeros Juegos porque te quedaste a las puertas de Londres. ¿Cómo fue vivir aquello?

P: Por mucho que intente buscar las palabras me cuesta muchísimo, fueron muchas sensaciones…

Es algo muy especial, ¿no?

P: Sí, para mi fue lo máximo. Desde entrar en la Villa [Olímpica] y vivir lo que es vivir dentro de esa ciudad, lo que se respira, estar rodeado de 5.000 atletas, todo es deporte. Sentirte en tu salsa, la competición más bonita y que encima salga rodada como salió, vivirla con Ale, venir con una medalla… En serio, salió todo a pedir de boca, de verdad que no me salen adjetivos para poder describir la sensación. De hecho te lo estoy diciendo y tengo los vellos de punta. Es lo máximo.

Alejandro y Pablo Zarzuela posan para LAFM en el Colegio San Agustín de Madrid. (Foto: Guillem Hidalgo)

Y quedarte tan cerca de los Juegos de Londres ¿cómo fue para ti? Son cuatro años duros que, ahora sabes que puedes volver a disputarlos, pero en ese momento imagino que no lo pensabas.

P: Hombre, ese momento puede que fuera el momento más duro de mi carrera. Pero siempre tuve claro que no quería aplazarlo más de cuatro años. Siempre tuve claro que ese no era el momento, que las circunstancias habían surgido así pero que no me iba a perder los siguientes Juegos. Gracias a Dios pude cumplir el sueño cuatro años después, no prolongarlo mucho más.

Y para ti Alejandro, ¿la experiencia en Río cómo fue? Esta vez sí tenías a tu hermano al lado.

A: Vivir unas olimpiadas es lo máximo que puedes vivir deportivamente. Entras en Villa, ya de primeras es un primer estímulo supergrande conocer todo aquello, vivir con tantos deportistas… Te adaptas a la Villa, empieza la competición, vas a los estadios, que están hasta arriba…

Eso me interesa, ¿hay mucho público en los Juegos Paralímpicos? Porque mediáticamente no tienen tanta repercursión como los Olímpicos.

A: Sí, en nuestro caso en baloncesto en silla de ruedas sí que teníamos mucho público. Teníamos rondando los 10.000 espectadores por partido. Fue increíble tener tanta gente allí. De hecho nos quedábamos a ver algún partido en la grada y era una locura, podías estar -sin exagerarte- 40 minutos parado haciéndote fotos, firmando autógrafos… Era una pasada, te sentías deportista al máximo. Fueron mis segundas olimpiadas pero mis primeras con Pablo, entonces tuvieron esa parte superespecial, porque no solo es cosa de compartir pista, sino que fuera también compartimos habitación, estábamos todo el tiempo juntos. Vivimos la aventura completa juntos y es algo que no tiene precio.

Si ya es difícil llegar a unos Juegos Olímpicos y Paralímpicos pues hacerlo con un hermano debe ser una experiencia inolvidable sin duda. Sois dos de los deportistas más laureados de Jerez, hablábamos antes de la entrevista que eso tampoco os quitaba mucho el sueño pero, si de verdad os paráis a pensarlo, ¿cómo lo valoráis?

P: A mi me hace muy feliz pensar en los éxitos que he cosechado pero como te decía ‘off the record’ es que no me detengo a pensarlo. El deporte es algo que te obliga a tener miniobjetivos muy a corto plazo y no te permite pararte a pensar en lo que hiciste ayer porque mañana tienes algo más importante que lo de ayer. Me paro a pensar muy poco en ello pero cuando lo pienso me siento muy orgulloso de haber conseguido las cosas que he conseguido y espero que sea bastante poco para lo que consiga. Quiero seguir logrando muchos éxitos.

A: Me paro a pensar muy pocas veces pero, cuando te paras a ver la trayectoria que vienes teniendo, impresiona mucho. 10 Copas del Rey, 11 Ligas, 2 medallas de bronce con la selección absoluta, 2 de oro con la junior en el Europeo, 1 subcampeonato mundial con la sub-22, 1 plata olímpica, el año pasado estar invictos en Liga y ganar las tres competiciones más la plata olímpica… Te paras a pensar y es impresionante. Sí que es verdad que si después lo trasladas a la parte de los deportistas de los más laureados de Jerez sí que da un poco de impresión [ríe]. No me lo había planteado así y cuando lo has dicho me he quedado un poco paralizado porque es algo que me parece demasiado grande. No era ni siquiera uno de los posibles objetivos ni sueños que teníamos en mente porque pensaba que estaba muy lejano y mira, ahí estamos.

Tendremos que pedirle a la alcaldesa, Mamen Sánchez, que os ponga una calle ya ¿no?

P: Bueno, es algo que no se pide… [ríe]

Lo pido yo

P: Vale, así sí [ríe]. No, estamos muy contentos de que nos haya reconocido dos veces este año los éxitos que hemos tenido durante la temporada y creo que está pendiente también el Ayuntamiento de nosotros, el Gobierno de la ciudad… [Además] el cariño que nos están dando los ciudadanos cuando vamos por ahí, que se paran a darnos un abrazo, a darnos la enhorabuena, a pedirnos una foto… Lo que sea. Nos están mostrando muchísimo cariño y yo creo que eso merece mucho más la pena que una calle tenga tu nombre. Hombre, es un detalle que puede ser bonito, pero yo me quedo más con el cariño que te pueda dar la gente a un gesto de ese tipo.

Entrenáis muchas horas al día pero no todo es baloncesto en vuestra vida. ¿Qué aficiones tenéis, qué os gusta hacer?

A: A mi me gusta mucho pasar el tiempo en compañía de amigos, con Pablo, ir a tomar algo, al cine… Soy un apasionado de la informática, de hecho la estoy estudiando ahora, me he aventurado a empezar a tocar el saxofón, de vez en cuando pinto… No sé, tengo diferentes aficiones. Ahora tenemos una perrita pequeñita recién adoptada… Hay muchos entretenimientos, siempre estamos mirando cosas para hacer, Madrid te ofrece todas las posibilidades, cada rato que tenemos libre intentamos ver qué posibilidades tenemos en ese día y en ese sentido no soy cerrado y lo que podamos hacer nos aventuramos.

Y tú, Pablo, o has tocado o tocas el piano ¿no?

P: Sí, yo estuve en el conservatorio cuando peque, llegué a séptimo. Yo dejé Jerez para intentar dedicarme profesionalmente a este deporte y una de las cosas que pasaron cuando dejé Jerez fue que también dejé el piano. [Es] uno de los fallos que cometí aunque en su momento lo retomé, pero en plan ‘hobby’. Es una de mis pasiones. Esos momentitos del día que saco para el piano los considero mis momentitos.

Quería ponerme un poco más serio. A la hora de hablar del trato que recibís de la sociedad ¿tenéis alguna queja? No sé si alguna vez habéis sentido, por vuestra discapacidad, estar en alguna situación de desigualdad. ¿Se suelen dar hoy en día?

P: Yo no recuerdo la última, sinceramente. Sí que es verdad que cuando yo era más pequeño se oyen más cosas. También eres más vulnerable cuando eres peque. Pero últimamente yo creo que la sociedad está normalizando mucho todo y que cada vez la gente está mucho más concienciada y creo que somos uno más en la sociedad. Yo recibo más muestras de cariño o de apoyo pero no por lástima sino porque me quieren ayudar y punto. En eso estoy muy contento. No tengo mucha queja.

A: Estoy de acuerdo con Pablo, ha avanzado la cosa muchísimo, era más habitual con 15-16 años que te pudieran mirar por la calle alguna persona con lástima, sin saber realmente de ti, de tu vida, simplemente por un prejuicio. Actualmente no pasa así, hay una concienciación, un respeto. Aunque te brinden ayuda, actualmente no es como hace unos años de esa ayuda ‘porque sé que eres dependiente’ sino una ayuda desde el respeto y si tu no la pides al final no insisten. Hay ciertos detalles que denotan que está avanzando mucho la cosa. Estoy muy satisfecho en ese sentido.

Alejandro Zarzuela (izda.) posa con la Copa del Rey con su hermano Pablo. (Foto: Pablo Zarzuela)

Con respecto a los medios comunicación ¿creéis que recibís el trato que merecéis? Ya sea prensa deportiva o generalista.

P: Hombre, hablar del trato que merecemos no me gusta porque no sé qué merezco, sinceramente. Pero también en ese aspecto estamos viendo que la gente nos dedica más espacio, más atención. Yo siempre he sentido anteriormente déficit en este aspecto pero mira, este domingo la Copa del Rey fue retransmitida por Teledeporte, normalmente solo ponían una cámara, después pasaron a dos cámaras y un micro, ahora había siete cámaras en el pabellón y no sé cuántos micros… Al final le van dedicando más atención, más mimo y creo que es necesario que a la gente se le dé a conocer este deporte y que ellos decidan si realmente les llama la atención o no. Pero creo que hay que darle la oportunidad de conocerlo y creo que a poca gente no deja satisfecho este deporte.

Además sois dos de los protagonistas del libro ‘Superhéroes de incógnito’, de la compañera de Marca Almudena Rivera.

A: Exactamente, Almudena siempre nos ha estado siguiendo, nos ha dado siempre mucha cobertura y nos trata con mucho cariño. La conocí en Londres y desde entonces hemos tenido un trato muy estrecho y nos pidió la colaboración para el libro y, sin duda, nos prestamos abiertamente, encantados de verdad que siguiera llegando a la sociedad ya no solamente el deportista sino la persona que hay detrás. Es importante que no solo la sociedad sepa una superación de una persona por medio del deporte sino que sepa su día a día en qué se basa, que no dejamos de hacer vidas normales, no hay nada extraño en nuestro día a día. Lo único, el medio de transporte, que es una silla de ruedas, no son los pies.

¿Se puede uno dedicar profesionalmente toda la vida al baloncesto en silla de ruedas o se necesita un segundo trabajo?

A: Por suerte, actualmente se está profesionalizando cada vez un poco más el deporte, están existiendo más clubes que consiguen pagar un buen sueldo a los jugadores, darles de alta en la Seguridad Social, que eso es importante.

Imagino que los ‘sponsor’ no son lo mismo que en un deporte más profesionalizado

A: Exactamente, es muy complicado encontrar ‘sponsor’ que sean grandes en baloncesto en silla de ruedas porque no tenemos suficiente visibilidad y no le damos publicidad a ellos, que es lo que quieren a cambio. Por suerte, como te decía, se está profesionalizando este deporte, cada vez se puede vivir mejor de él y es más estable, porque hace unos años se conseguía empezar a vivir de él pero era como muy incierto, no se sabía si iba a seguir dando pasos hacia delante. Actualmente se está viendo una línea a seguir que va en una buena dirección y que se va a poder vivir de este deporte durante años.

P: Antiguamente había gente que lo hacía y los que lo hacían era como ‘a ver si podemos seguir haciéndolo’. Muchos equipos desaparecieron por ejemplo en ciertos momentos de crisis de este país pero sí que es verdad que ya llevamos un tiempo bastante estable en el cual parece ser que hay una línea continuista, como dice Ale, y que las cosas parece que van por buen camino.

Habéis conseguido grandes cosas tanto en lo personal como en lo deportivo pero yo noto que sois dos personas inconformistas. ¿Qué metas os faltan por conseguir?

P: Yo no he ganado ningún Europeo, Mundial ni las paralimpiadas con la [selección] absoluta. Yo quiero seguir mejorando para intentar cosechar lo máximo, quiero estar en lo más alto y quiero codearme con los mejores y conseguir ser uno de los mejores haciendo lo que hago. Esa es mi ambición.

A: No tengo nada más que añadir. Estoy de acuerdo con todo lo que dice. Aunque hemos conseguido grandes cosas no está todo conseguido ni mucho menos y estamos hablando a nivel de equipo. Después hay muchos retos individuales y personales que hay que luchar mucho para llegar a conseguirlos.