Una apuesta arriesgada para un ángel

Pie de foto: Javier Fergo/ Teatro Villamarta

Las nuevas tecnologías han abierto la posibilidad de abrir vías con los estilos de música y baile. ‘Claroscuro’ es un ejemplo claro del arte moderno, de un estilo de música con el baile flamenco, al que no todo el mundo está acostumbrado.

La apuesta de ‘Claroscuro’ era arriesgada. Una obra en la que Ángel Muñoz se presentaba en el Festival de Jerez, para expandir su vocabulario de la danza además de abrir camino a la música electrónica relacionada con el cante. Dentro de esa fusión, el bailaor se une a Artomático, para dejarse llevar con el baile a través de la música electrónica.

Es en este tipo de sonido en el que Ángel Muñoz ya indagó el año pasado con el espectáculo ‘Ángel, del blanco al negro’, debido a ello el bailaor se ha atrevido con ‘Claroscuro’, una cita original pero arriesgada en la que el público no supo encontrarse en algunos momentos.

Daniel Muñoz, era el encargado de crear esos sonidos que arrancaban con lentitud en el ritmo, para ir poco a poco creciendo a medida que el bailaor se arrancaba con el compás. Ángel Muñoz, con muchas tablas en su trayectoria, supo rehacerse con el paso del tiempo, contando además con el apoyo del cantaor Miguel Ortega. El artista supo ganarse al público con su gran voz y tocando la guitarra a la vez. Su aparición fue toque de aire puro flamenco que este espectáculo necesitaba.

La pureza y magia del flamenco se echaron en falta en esta apuesta, que disfrutó también Diego Villegas. El músico fue capaz de tocar hasta cinco instrumentos ofreciendo un verdadero recital de talento.

Ángel Muñoz XXI Festival de Jerez from Festival de Jerez Televisión on Vimeo.

Video: Boasorte.es