"Participar en 'La Llave Maestra' ha sido un soplo de aire fresco"

La Asociación de la Prensa de Jerez organiza desde hace cuatro años este proyecto de alfabetización mediática en diversos centros educativos de Jerez y la comarca
dsc_01111.jpg?fit=705%2C435
La Asociación de la Prensa de Jerez organiza desde hace cuatro años este proyecto de alfabetización mediática en diversos centros educativos de Jerez y la comarca

Pie de foto: Juan Ignacio, uno de los periodistas de la APJ durante una de sus clases

Hace cuatro años comenzó un proyecto que devolvió la esperanza a un grupo de periodistas en paro de la ciudad de Jerez. Esos cuatro valientes decidieron lanzarse al vacío y poner en marcha el proyecto de alfabetización mediática ‘La Llave Maestra de la Comunicación‘, organizado por la Asociación de la Prensa de Jerez, cuando aún no se sabía si tendría financiación externa.

Los inicios fueron duros, solamente cuatro centros educativos apostaron por acoger en varios de sus grupos estos talleres sobre Periodismo: El Torno, Guadalcacín, el IES Guadalpeña de Arcos y el IES Seritium de Jerez. Y sólo cuatro periodistas cambiaron los bolígrafos y los micros para convertirse por unas horas en maestros.

‘La Llave Maestra de la Comunicación’ enseña a los jóvenes cómo funcionan los medios periodísticos, su evolución, quién los controla y también muestra lo que no se debe hacer a la hora de publicar determinado tipos de informaciones que afectan a temas tan sensibles como menores, inmigrantes o violencia de género. La autocrítica, tan poco visible en una profesión donde los egos predominan – en algunos casos- por encima de la veracidad y la objetividad, es fundamental para que los estudiantes de bachillerato sepan juzgar por ellos mismos todo el aluvión de noticias que reciben diariamente.

En este 2017, el proyecto- que caminó de la mano de estos cuatro profesionales- ha evolucionado y mejorado, hasta llegar en su cuarta edición a más de 20 centros escolares y colectivos, dando oportunidad de trabajo a diez periodistas de la APJ. Esta asociación apostó desde el principio por la realización de este proyecto y es una de las actividades a las que se niegan a renunciar porque da trabajo a periodistas que se encuentran sin empleo.

Para muchos de ellos, formar parte de este proyecto ha sido una manera de ‘reciclarse‘, y de reinventarse un poco. “Es muy satisfactorio compartir conocimientos con unos alumnos que te sorprenden para bien en el día a día”, asegura Rubén Guerrero, uno de estos periodistas convertidos en profesores. Para él la experiencia es enriquecedora y “un soplo de aire fresco” en la vida que llevaba, metido entre libros y papeles, sin compañeros de trabajo.

“El primer año nos costó bastante sacar adelante este proyecto”, cuenta Mercedes Prieto, una de las ‘fundadoras’ de alfabetización, pero por suerte, el boca a boca ha ido funcionando y ahora en esta cuarta edición “han sido los propios profesores los que se han puesto en contacto con nosotros para que acudamos a sus centros”. No en todos, claro, pero muchos de ellos esperaban la llegada de este proyecto a las aulas de sus alumnos.

Los estudiantes de los centros llegan el primer día reticentes, muchos de ellos incluso presientes que “será un rollo”, pero a través de sesiones dinámicas, apoyadas en elementos visuales como vídeos o fotografías, y con la entrega de estos periodistas, los jóvenes acaban implicándose en estos talleres y ofrecen sus propias opiniones de lo que se les enseña. En ocasiones, incluso aparecen en clase con dudas y preguntas de algo que hayan visto durante esos días en los medios.

“La intención de estos talleres no es sólo la de transmitir nuestra pasión por la profesión que un día elegimos, es más bien educar, introducirlos en el periodismo y que “las fuentes” o “la línea editorial” no le suenen a chino”, asegura Ainhoa Rosado, compañera de profesión y maestra improvisada desde la segunda edición del proyecto. Para ella, el haber dejado huella en sus alumnos es una satisfacción, ya que hoy día no es tan fácil marcar la diferencia en la vida de los jóvenes.

Empezaron cuatro y ahora son diez -Rubén, Quique, Eva, Mercedes, Ainhoa, María José, Pepe, Juan Ignacio, Mamen y Jesús Alonso – los periodistas que han abandonado la rutina de sus vidas, la ausencia de trabajo para vivir una experiencia que califican por unanimidad de “enriquecedora”. Los debates con los alumnos sobre lo que se les enseña en las clases, las risas y sobre todo las inquietudes valen la pena. “En algunos casos hemos conseguido incluso que les pique el gusanillo del Periodismo”, reseña Mercedes.

La cuarta edición de ‘La Llave Maestra de la Comunicación’ acaba de empezar a impartirse en centros de Jerez, El Puerto, Arcos y varias pedanías como Guadalcacín, Estella o La Barca y se desarrollará durante lo que queda de curso escolar a más de 1.500 personas entre alumnos y miembros de asociaciones y colectivos sociales.

Este año además han estrenado perfiles en las redes sociales Twitter, Facebook e Instagram para romper esa barrera de lejanía con los estudiantes de los centros a los que acuden.

Escucha la intervención en ‘La Tribu’ de Mercedes Prieto y María José Romero para hablar del proyecto de ‘La Llave Maestra’: