Susana Díaz anuncia su candidatura para liderar el PSOE en medio de un baño de masas

Susana-Díaz.jpg?fit=1200%2C900

“Ahora como para que no lo dijera, ¿verdad?” Con ese chascarrillo, Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, ha terminado de anunciar su candidatura a la secretaría general del PSOE en un multitudinario acto en Ifema, en Madrid.

Arropada por 9.000 personas, según la organización, y escoltada por grandes nombres del socialismo como los expresidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero o como Alfonso Guerra y Alfredo Pérez Rubalcaba, Díaz ha asegurado que no va “a renunciar a las ganas de ganar, a las ganas de que el PSOE vuelva al Gobierno de España”.

Después de varios amagos desde que sustituyó en 2013 a José Antonio Griñán al frente de la Junta, Díaz ha dado finalmente un paso al frente y competirá contra el exsecretario general Pedro Sánchez y el exlehendakari Patxi López por el liderazgo de la formación socialista.

“Hoy voy a anunciar que tengo el orgullo de anunciar mi candidatura a la secretaría general del PSOE”. Con esas palabras la líder andaluza ha confirmado lo que era un secreto a voces.

Una vez cerrada la incógnita, Díaz ha pedido un proceso limpio y respetuoso, en el que las primarias “no se conviertan en una carrera de halagos ni de marketing”.

La sevillana ha alabado a los pesos pesados que la arropaban desde la primera fila. De esta manera, ha expresado que “para mi es un tremendo honor que estén aquí los dos mejores presidentes que ha tenido la historia moderna de España”, en referencia a González (1982-1996) y Zapatero (2004-2011). También ha tenido palabras para los presidentes autonómicos socialistas, tanto a los que han asistido al acto como a los que no.

Especialmente caluroso ha sido el aplauso de la multitud cuando la candidata ha mencionado al presidente de Asturias y de la Gestora del PSOE, Javier Fernández.

Eduardo Madina en su intervención. (Foto: Guillem Hidalgo)

Menos eco ha tenido su reconocimiento a la presidenta de las Islas Baleares, Francina Armengol, que apoya a Patxi López.

En su discurso, de casi una hora de duración, la andaluza también ha aprovechado para mostrarse como una candidata presidenciable no solo para el PSOE, sino para España.

Es por eso que ha hablado de política exterior, diciendo que hay que “luchar contra los populismos que están recorriendo Europa y el mundo”; ha defendido la abstención socialista en la investidura de Mariano Rajoy: “una cosa es pactar con otro partido y otra es entregar al PSOE o imitar el modelo de otros”, y ha expresado su deseo de “ser la primera secretaria general del PSOE“.

Antes de la intervención de la candidata han subido al escenario el diputado bilbaíno Eduardo Madina (al que Díaz ha calificado de “amigo” cuando hace tres años la andaluza apoyó a Sánchez en detrimento del vasco en la pugna por la secretaría general), Matilde Fernández, exministra de Asuntos Sociales y candidata a la secretaría en 2000, Antonio Balmón, alcalde de Cornellá, y Estela Goikoetxea, presidenta del Observatorio de Salud Pública de Cantabria y secretaria de Medio Ambiente de las Juventudes Socialistas.