Luis Fonsi y Antonio José, los platos fuertes de los conciertos de verano en Sanlúcar

Presentación-Conciertos1.jpg?fit=1200%2C923

El alcalde de Sanlúcar, Víctor Mora, ha presentado hoy tres de los acontecimientos musicales que llenarán las noches de ocio del verano sanluqueño. Tres ‘Conciertos bajo la luna’ que calificó como “de primer nivel” y en los que se podrá disfrutar de Luis Fonsi, Antonio José y Ara Malikian.

“Es una de las muchas actividades que tenemos previstas para este verano, un momento muy importante, teniendo en cuenta que el pasado verano hemos tenido los mejores datos turísticos de los últimos años”, dijo el alcalde, quien agradeció a Concertur su confianza con la ciudad.

Estos conciertos servirán de reapertura del Teatro Municipal, una vez terminados los trabajos de reparación y de mejora de las instalaciones, dotadas de nuevas entradas y salidas y acondicionado para este tipo de eventos tras una importante inversión.

Luis Fonsi será el encargado de inaugurar, el día 3 de agosto, el teatro de verano sanluqueño. Nacido en  San Juan de Puerto Rico en 1978, cantante y compositor de baladas románticas y ritmos de rythm & blues, que lo han convertido en un verdadero ídolo para millones de latinos que se emocionan al escuchar su interpretación de cada uno de los temas de sus discos.

El siguiente concierto será el del español Antonio José el día 12 de agosto. Nacido en Palma del Río en 1995, alcanzó la fama tras participar en el festival junior de Eurovisión, en el que logró una meritoria segunda posición, y diez años más tarde resultó ganador del programa de televisión La Voz, donde consiguió el primer puesto. Gracias a esto editó su tercer álbum, de la mano de la compañía Universal Music, casa discográfica de Lady Gaga o Madonna, entre otras grandes estrellas. Publicado en julio de 2015, lleva el título de ‘El Viaje’.

El broche de oro lo pondrá el violinista Ara Malikian el día 25 de agosto, esta vez en la plaza de toros de El Pino. El artista nació en 1968 en el seno de una familia armenia. Se inició en el violín a muy corta edad de la mano de su padre. Su talento fue reconocido tempranamente a pesar de las difíciles circunstancias que la guerra civil libanesa le obligó a vivir, forzándole incluso a estudiar durante largos periodos en los refugios antiaéreos.