El delegado de Gobierno firma con empresarios y sindicatos de Cádiz la adhesión al Pacto por la Industria

El delegado del Gobierno la Junta de Andalucía en Cádiz, Fernando López Gil, ha firmado hoy con el presidente de la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC), Javier Sánchez, el secretario general de la Unión General de Trabajadores de Cádiz, Francisco Andréu, y la secretaria general de Comisiones Obreras de Cádiz, Dolores Rodríguez, la adhesión al Pacto Andaluz por la Industria. De esta forma, se reproduce y se impulsa desde la provincia de Cádiz el respaldo a esta iniciativa que fue rubricada a finales de enero por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y los agentes económicos y sociales, y que tiene entre sus objetivos la movilización de 8.000 millones de euros y la recuperación de los niveles de empleo en este sector previos a la crisis.

El acuerdo se plantea recuperar los niveles de empleo previos a la crisis hasta volver a superar los 533.000 ocupados, tanto en las empresas manufactureras como en las de servicios avanzados, en un sector que, según los datos de la Encuesta de Población Activa, ya encabezó la creación de empleo en 2016 en Andalucía, con 34.500 nuevos ocupados.

Además, el documento plantea elevar el peso de la actividad industrial en la economía andaluza hasta al 18% del Valor Añadido Bruto (VAB) (3,12 puntos más). Para ello, se prevé movilizar una inversión total pública y privada de más de 8.000 millones de euros, a través de nuevos instrumentos financieros y de incentivos al desarrollo industrial y la I+D+i.

Este acuerdo, enmarcado en la Estrategia Industrial de Andalucía 2020, pretende propiciar un sector fuerte, competitivo y sostenible, con empresas que sean capaces de crear empleo de calidad y de solvencia internacional.

El sector industrial ha demostrado a lo largo de la historia los beneficios que reporta para la generación de riqueza, empleo y bienestar en la sociedad en su conjunto. De hecho, las naciones y territorios con mayor peso industrial en su PIB han afrontado la crisis con más fortaleza, ya que la industria ha resistido mejor que otros sectores, tanto en términos de mantenimiento del empleo, como de facturación. En este sentido, el empleo en la industria suele ser de mayor calidad que en el resto de sectores.

Andalucía está preparada para situarse en vanguardia de ese esfuerzo tractor, puesto que cuenta con todos los ingredientes para ser el polo industrial más potente del Sur de Europa, gracias a la experiencia aportada por las empresas industriales y sus auxiliares ubicadas en Andalucía; a la cualificación de su capital humano; a su ubicación estratégica como puente entre Europa y África y a su extensa red de infraestructuras, que incluye autovías, una red ferroviaria de alta velocidad, puertos y aeropuertos.

En el acto de hoy se ha puesto de relieve la buena posición de partida de las industrias de la región y de la provincia de Cádiz en sectores como el de la agroindustria, que con más de 5.200 empresas y más de 46.400 ocupados, representa en torno al 24% del empleo y el 21% de nuestra facturación industrial.

O la química y farmacéutica, que con una facturación superior a los 6.600 millones representa más del 11% del PIB industrial de Andalucía, con unas 600 empresas; también en el aeronáutico, cuyas ventas representan el 24,3% de las ventas totales del sector en España y el 32,5% del empleo, facturando casi 2.350 millones anuales.

También se ha destacado el peso específico de la industria del refino de petróleo, que gracias a las dos grandes plantas de tratamiento en Huelva y Campo de Gibraltar se ha convertido en la actividad más importante de la industria manufacturera andaluza por valor de la producción; ni tampoco de la relevancia, en volumen de facturación y empleo, que se deriva del tejido industrial auxiliar. En este sentido, se ha reseñado la importancia de tres segmentos en concreto: industria auxiliar agrícola, donde ejercen una labor muy relevante las aportaciones derivadas de la biotecnología y el I+D+I; la industria auxiliar de la aeronáutica, que sigue generando puestos de trabajo e incrementando la producción; y la industria auxiliar de la construcción, integrada actualmente por más de 7.100 empresas.

El Pacto, creado en el seno de la Mesa de la Industria, donde Administración, profesionales y agentes sociales han trabajado también para elaborar la Estrategia, nace bajo las premisas de diálogo y el acuerdo, por lo que está abierto a la adhesión de cuantos actores quieran sumarse a esta apuesta por la industria.