Mariano Rajoy declarará como testigo en el juicio de la trama Gürtel

Jaime Álvarez18/04/2017
El Partido Popular ha emitido un comunicado en el que muestran su respeto aunque no comparten la decisión adoptada por la mayoría del Tribunal

Esta mañana se ha sabido que el Tribunal encargado de dirigir la causa sobre la primera etapa de la trama Gürtel ha llamado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a que declare como testigo para que certifique si existió una caja B en el Partido Popular durante su etapa de secretario general de esta formación política.

Esta petición ha prosperado en su tercer intento tras la petición de la acusación popular que ejerce la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE). El juez Pablo Ruz ha aceptado finalmente llamar a declarar al presidente del Gobierno al considerar su testimonio “admisible”.

Tanto la Fiscalía como el abogado del Estado se han posicionado en contra de esta decisión a la que se habrían sumado varios letrados de la defensa y los abogados del PP, este último ha emitido un comunicado en el que aseguran respetar la decisión del Tribunal aunque no la compartan. Para los populares, este anuncio “contradice claramente su propia doctrina, de febrero y octubre de 2016, en la que el mismo Tribunal rechazó el testimonio Mariano Rajoy con el argumento de que no era “ni pertinente, ni útil” para la causa”.

El PP pone en evidencia el error al que induce la acusación popular al hacer uso de alegaciones falsas y atribuir a Rajoy unas funciones que no correspondían a sus cargos y responsabilidades orgánicas. Desde el PP han alertado además de que la Asociación ADADE, liderada por Javier Ledesma y Mariano Benítez de Lugo, “son dos personas conocidas por su cercanía al Partido Socialista. Esta formación política siempre se ha sumado a las peticiones de ADADE” y han asegurado que el procedimiento contra Mariano Rajoy “es una muestra del proceso mediático que la acusación popular de ADADE pretende seguir. Consideramos que todo ello supone una situación de abuso de derecho, por cuanto una petición con clara intencionalidad política se enmascara bajo un interés jurídico inexistente”.

Rajoy va a testificar por cuestiones no relacionadas con su cargo actual, sino con el que desempeñó como secretario general del PP entre 2003 y 2004, por lo que la ley fija que dicha declaración aunque “presencial” pueda realizarse en su domicilio o despacho oficial, con lo que el presidente del Gobierno podría evitarse el aparecer en los medios de comunicación accediendo al juzgado.

Aunque es la Sala la que tiene la última palabra sobre la forma en que declarará Rajoy, el aludido tiene la opción de presentar una opción concreta como declarar por videoconferencia.