La polémica de las "paragüeras" a 800 kilómetros de Jerez

Javier Naranjo25/04/2017

Lo bueno de estar a 800 kilómetros de Jerez es que te permite ver los asuntos de casa con más perspectiva, conocer otros puntos de vista y ampliar el marco de conocimiento en sí.

Sin embargo, estos últimos días leo con estupor una propuesta de Ganemos Jerez y en especial la tribuna de Victoria sobre la cosificación de las chicas que trabajan en el Gran Premio de Jerez (uno de los principales focos de riqueza de Jerez y motor del turismo) y me pregunto lo siguiente, ¿tanto ha cambiado Jerez estos dos años que llevo fuera que ahora llevan obligadas a las chicas al Gran Premio? Y si no ha cambiado, ¿no será que las chicas van porque quieren? ¿Dónde queda la libertad de la mujer para Victoria? ¿Dónde está la cosificación y dónde la libertad individual?

Dice Victoria que “son tratadas como objetos sexuales, ignorando sus cualidades y habilidades intelectuales y personales, reduciéndose a meros instrumentos para el deleite generalmente del hombre,” y yo me pregunto, ¿dónde estaba el grupo de Ganemos cuando su líder decía que azotaría a una periodista hasta que sangrase? ¿Dónde estaban en general los hombres y mujeres del área de Igualdad, Feminismo y Sexualidades de Podemos Jerez esos días?

Le recomiendo algo, abra la mente, piense que igual están ahí porque quieren (si ninguna chica quisiera, simplemente no habría azafatas) y dejen de trabajar en propuestas que dañan la imagen del Gran Premio de Jerez, barra para casa y céntrese en los problemas de verdad de los jerezanos.