IU Jerez sobre Torrecera: “El Ayuntamiento no ha hecho otra cosa que obstaculizar los trámites para la gestión del agua”

La formación de izquierdas advierte que, defendiendo los intereses de Aqualia en Torrecera, el Gobierno Local del PSOE podría estar incumpliendo la Ley de Contratos del Sector Público

Izquierda Unida ha advertido en una nota de prensa que el Gobierno Local del PSOE en Jerez “podría estar incumpliendo seriamente” la Ley de Contratos del Sector Público, en beneficio de Aqualia.

La formación ha recordado que Torrecera, Estella y Guadalcacín se negaron a suscribir el pliego de condiciones mediante el cual el Ayuntamiento de Jerez privatizaba el servicio de abastecimiento de aguas en el término municipal. Desde entonces, pese a que se aceptó la formalización de una prórroga por el tiempo imprescindible hasta que las citadas ELA aprobaran la forma en que prestarían el servicio, “el Ayuntamiento de Jerez no ha hecho otra cosa que obstaculizar los trámites que debían completar cada una de las tres pedanías y, en el caso concreto de Torrecera, desoír los acuerdos aprobados en Junta Vecinal”, ha criticado duramente el concejal de IU, Raúl Ruiz-Berdejo.

Ruiz-Berdejo ha acusado al Ayuntamiento jerezano de “secuestrar” una competencia propia de la ELA como la gestión del agua e “incumplir gravemente” la Ley de Contratos del Sector Público, haciendo prevalecer el interés de una multinacional por encima de los acuerdos del órgano competente para decidir sobre la prestación del servicio público, la Junta Vecinal de las ELA.

El portavoz de Izquierda Unida en Jerez ha lamentado que se esté dando una doble facturación del agua en la entidad local, ya que tanto Aqualia como el propio Ayuntamiento de Torrecera ‘pugnan’ por la gestión de este servicio y lo siguen facturando a sus vecinos.

Según Raúl Ruiz-Berdejo “el Gobierno Local del PSOE pudo posicionarse junto a las ELA en el cumplimiento de la voluntad de los vecinos y su deseo de apostar por el agua pública. No sólo no lo ha hecho, sino que, haciendo caso omiso a los acuerdos adoptados en las Juntas Vecinales, ahora reivindica el servicio para una multinacional privada que lleva cinco años intentando cobrar a los vecinos por un servicio  que no ha contratado y que, en el caso de Torrecera, ni tan siquiera está gestionando”.