Francisco Camas: “No se han publicado bandos sobre veladores, es absolutamente falso”

El Ayuntamiento de Jerez asegura que se está aplicando la normativa ZAS en la calle San Pablo y las plazas Clavo y Vargas

El teniente de alcaldesa de Urbanismo, Dinamización Cultural, Patrimonio y Seguridad, Francisco Camas, ha negado de forma rotunda que el Ayuntamiento “haya publicado bando alguno en relación a la ocupación de veladores en la vía pública, tal y como se viene difundiendo en estos días en las redes sociales”, y ha señalado que está aplicando la Declaración de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) para la calle San Pablo y las plazas Clavo y Vargas.

Francisco Camas ha señalado que “estas afirmaciones sobre el bando que se están difundiendo son absolutamente falsas y sólo consiguen generar malestar y confusión en la opinión pública”. En este sentido, el teniente de alcaldesa ha querido dejar claro que el Ayuntamiento publicó recientemente en el Boletín Oficial de la Provincia la resolución de la Declaración ZAS de estos espacios, una medida que se ha llevado a cabo conforme al decreto 6/2012 de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica.

Este martes, el teniente de alcalde se ha reunido con un grupo de hosteleros de la plaza Vargas y de calle San Pablo, así como con el presidente de Asunico, Manuel García, con el objeto de abrir “vías de equilibrio y convivencia”, una vez que la Declaración ha entrado en vigor. “En esta reunión les hemos explicado que hemos sido rigurosos en el procedimiento y que se han dado todos los pasos necesarios, incluidos periodos de exposición pública para que los interesados presentasen alegaciones, algunas de las cuales, además, se han admitido parcialmente”.

Cabe recordar que esta Declaración tiene como objeto prevenir controlar y corregir la situación de contaminación acústica detectada y comprobada. Las ZAS vienen definidas en la ley 7/2007 de 9 de julio de Gestión Integrada de Calidad Ambiental, que establece que aquellas zonas, donde “existan numerosas actividades destinadas al uso de establecimientos públicos y los niveles de ruido ambiental sobrepasen los objetivos de calidad acústica se podrán declarar acústicamente saturadas”.