Sanlúcar homenajeó a Miguel Ángel Blanco descubriendo un monolito en su memoria

Durante el acto se leyó un manifiesto en recuerdo del concejal de Ermua y de todas las víctimas del terrorismo y acabó guardando un minuto de silencio

Cuando se cumplían 20 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA, el Ayuntamiento de Sanlúcar celebraba un acto de homenaje en su recuerdo y el de todas las víctimas del terrorismo etarra.

El homenaje consistió en descubrir el monolito que llevará su nombre y que se encuentra en la entrada del arque de los Scouts en la calle Hermano Fermín, y en la lectura de un manifiesto consensuado con todos los grupos políticos de la ciudad sanluqueña.

El manifiesto recordaba las 48 horas vividas por los españoles y en las que los ciudadanos se echaron a la calle para manifestarse contra el secuestro de Miguel Ángel Blanco. Cuarenta y ocho horas en la que incluso los dirigentes políticos dejaron a un lado sus siglas y se unieron para reclamar la liberación del concejal de Ermua, algo que finalmente no sucedió y ETA asesinó a Blanco cumpliendo su amenaza.

“Una marea de indignación recorrió España. Nació una nueva conciencia ante el terrorismo: el Espíritu de Ermua, que asentó las bases de la mejor y más eficaz política antiterrorista. Nació una nueva conciencia a favor de las víctimas del terrorismo y en la mirada inocente de Miguel Ángel Blanco se simbolizaba todo el horror de ETA y el hartazgo de una sociedad hasta entonces atenazada por tantos crímenes cometidos. Nació la exigencia social de firmeza democrática ante ETA”, rezaba el manifiesto que el alcalde de Sanlúcar, Víctor Mora, leía para todos los presentes al acto.

En el texto se recordaba además que aún queda pendiente que ETA “reconozca el mal causado” y “esclarecer los crímenes aún sin resolver”.

Tras la lectura de este manifiesto se guardaba un minuto de silencio por parte de todos los asistentes.