El día que España fue más España que nunca

Tribuna de opinión de Ainhoa Sosa López, portavoz de NNGG-El Puerto de Santa María
blanco-puerto.jpg?fit=1200%2C675
Tribuna de opinión de Ainhoa Sosa López, portavoz de NNGG-El Puerto de Santa María

No hay nada más valiente que morir por tus ideas, no hay nada mas cobarde que el terrorismo, y no hay un país más unido que España esas 48 horas de julio del 97.

Conmemorar a Miguel Ángel no es cuestión de ideologías, es cuestión de altura moral. Es cuestión de conciencia, valentía y por encima de todo, orgullo. Orgullo de quien dio su vida por la libertad, y de la libertad que defendió el pueblo español con el corazón y la garra que lo caracterizan.

Polémicas como la surgida en torno a la conmemoración del XX aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco están totalmente fuera de lugar.  Conmemorar este XX aniversario está lejos de ser un mero formalismo y es por eso que resulta decepcionante tener que esperar un comunicado de la FEMP para que se tomen cartas en el asunto, dejándole a uno la sensación de  que se trata de un simple trámite que se hace con cierto recelo. Un cargo público, un Alcalde al que le cueste o le pese hacer el esfuerzo material mínimo que supone honrar a quien pagó su libertad con su vida deja mucho que desear en cuanto al espíritu democrático que se le presupone. A todos ellos: estos días no son días de partidismos, los que pedimos un homenaje a Miguel Ángel no honramos unas siglas, honramos la LIBERTAD que representa.

El día que este país ha estado más unido, el día que España fue más valiente y más España que nunca merece, en mi humilde opinión, ser honrado con todo el sentimiento del mundo. Porque nos estaremos honrando a nosotros mismos, a nuestros padres, o a nuestros abuelos. Y a esa voz que todos esos anónimos alzaron más firme que nunca. Porque ese grito al unísono fue el verdadero germen del principio del fin de los que creían que el miedo le puede a la libertad