‘Bajo terapia’, sesión de pareja superada a golpe de humor y bocina

La obra dirigida por Daniel Veronese y adaptada por David Serrano triunfaba en una noche de sábado calurosa. Los portuenses llenaron el aforo para disfrutar de una de las mejores obras de comedia de la temporada
Bajo-Terapia009-grupo-1080x675.jpg?fit=1080%2C675
La obra dirigida por Daniel Veronese y adaptada por David Serrano triunfaba en una noche de sábado calurosa. Los portuenses llenaron el aforo para disfrutar de una de las mejores obras de comedia de la temporada

Lleno absoluto con todas las entradas agotadas. Así estaba el Patio de San Luis Gonzaga este sábado noche para inaugurar el Festival de Teatro de Comedias de El Puerto de Santa María, con una obra que hizo reír a carcajadas a todo el publico asistente, más de 800 personas que se dice pronto.

Y es que ‘Bajo Terapia’ demostró en El Puerto el por qué de su enorme éxito por toda la geografía española.

Fele Martínez, Melani Olivares, Carmen Ruiz, Juan Carlos Vellido, Gorka Otxoa y Manuela Velasco son tres parejas que acuden a una sesión de terapia conjunta, sin ellos saber que lo es y que Antonia, su psicóloga no se va a dejar ver en ella. En su lugar, una serie de sobres con instrucciones en su interior y una bocina -para divertimento absoluto de Gorka-.

Los seis forman tres parejas muy diferentes. Están Gorka y Manuela, los novios enamorados; Fele y Melani, el matrimonio de 20 años aburrido ya de su vida; y Carmen y Juan Carlos, un matrimonio contraído ya en la edad adulta que otorga cierta duda de su relación. Todos tienen problemas que superar y que compartir, “nadie es inocente de nada”, como bien dice Daniel (Fele Martínez) en un momento de la obra.

‘Bajo terapia’ está cargada de mucho humor verbal y visual, Carmen Ruiz empinando el codo arrancaba más de una carcajada, al igual que Gorka Otxoa y su pasión por tocar la bocina. Una montaña rusa de comicidad que apenas daba respiro a los espectadores, que sólo podían reír sin parar. Hasta Jerez debieron de escucharse las risas de las 860 personas del recinto, menos una, la pobre señora que casi al inicio de la obra sufría un desmayo y tenía que ser tratada en un lateral del patio.

Mientras, en el escenario, los actores y actrices de ‘Bajo terapia’ seguían desgranando línea a línea la obra de manera magistral, sumergiendo al espectador cada vez más en sus conflictos relacionales y de ‘alcoba’, porque sí, en esta particular sesión de terapia también había hueco para hablar de sexo, lo que -como era de esperar- aumentaba los decibelios de las carcajadas, quizás porque más de uno se veía reflejado en lo que confesaban las parejas. Sobre gustos, en sexo, no hay nada escrito.

Todos son risas hasta que habla Marta

Sin intención de hacer ningún spoiler de la obra, Marta, el personaje de Carmen Ruiz, parecía que pintaba poco y que no tenía mucho que decir. Pero vaya si habló, tanto, que dejó mudo a un público que segundos antes se ‘partía la caja’. La interpretación de la actriz, al igual que el resto de compañeros de reparto, fue sobresaliente.

‘Bajo terapia’ no es sólo una obra de comedia, su último tramo así lo demuestra. Ni tampoco deja indiferente, porque al final los problemas de pareja que se relatan son más comunes de lo que pueda parecer… Todos ellos, para desgracia de una sociedad retardada, incapaz de liberar uno de los tabúes de los que habla la obra. Por eso, además de humor, también hay un momento para la reflexión, profunda y dolorosa.

A favor: Los actores, el humor, el texto, la puesta en escena y como nos cuelan un ‘problema’ de pareja del que nadie – en esta sociedad machista – parece querer hablar. Chapó.

En contra: Esa misma sociedad está tan ‘sobreconectada’ que aún hay personas incapaces de dejar el móvil mientras la obra estaba en marcha y siguen ojeándolo para ver si les ha llegado un Whatsapp. Al menos el doble aviso del principio sirvió para que no sonase ninguno.