‘El mundo de la Tarántula’, humor y picaresca de Pablo Carbonell

El actor y humorista presentaba anoche en el Festival de Teatro de Comedias de El Puerto de Santa María su obra 'El mundo de la Tarántula', ante un patio de butacas casi completo y en una noche donde la brisa portuense también quiso estar presente y disfrutar de la mordacidad de Carbonell

Pablo Carbonell llegó dispuesto a sacar una sonrisa al público que anoche acudió al Patio de San Luis Gonzaga en El Puerto para ver la puesta en escena de ‘El mundo de la Tarántula’, obra homónima de su libro.

Con comentarios mordaces y acompañado sobre el escenario de una guitarra, el actor y humorista realiza un recorrido a lo largo de su vida, desde su infancia en un colegio salesiano hasta su actividad más reciente. Un relato real donde se mezclan el despertar de querer ser ‘payaso’, el amor (y el sexo), su vida junto a ‘Los Toreros Muertos’ y una ristra de amigos y conocidos del mundillo artístico que van ayudando a la narración del actor, todo ello aderezado de la vis cómica de Carbonell y su genial (y en ocasiones muy sincera y sobrecogedora) manera de representar sus vivencias a lo largo de más de 40 años.

El jovencito de Cádiz “deportado” a Huelva junto a sus padres acaba descubriendo que la comedia era su vida y junto a Pedro Reyes forma uno de los dúos más fructíferos de su carrera. La picaresca que es su vida se expande sobre un escenario donde sus únicos apoyos son un diván, una mesa, una silla y una pantalla proyectora, elementos que sirven para explicar sus encuentros con el querido Pedro Reyes, María Barranco, El Gran Wyoming, Javier Krahe, Alaska, Antonio Dechent, Isabel Pantoja o hasta el mismísimo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuando era ministro de Cultura (fíjese usted) durante los años de gobierno de José María Aznar.

‘El mundo de la Tarántula’ se va desarrollando entre los diálogos internos con estos personajes y muchos más, las canciones que han marcado su vida interpretadas por él, y las leves interacciones con el público, bien llevadas por un cómico que sabe cómo meterse al respetable en el bolsillo.

No sabemos si su madre (¡y su abuela!) presente entre el público portuense, le dio esos “dos guantazos” al acabar la representación, “los que tenía que haberle dado antes”, al ver lo que ha sido la vida de Pablo Carbonell Sánchez-Gijón.

A favor: Sus diálogos internos. Sobre todo el de Mariano Rajoy hablando con Carbonell sobre el papel que el ‘presi’ hizo en la serie de TVE ‘Jacinto Durante representante’ (sí, no es invento nuestro ni de Pablo).

En contra: Quizás demasiadas canciones.