El Partido Popular asegura que el nuevo pliego de autobuses “tenía informes contrarios de los servicios técnicos”

Jaime Álvarez19/08/2017
El principal grupo de la oposición denuncia que el Gobierno de El Puerto "ha usado a los sindicatos" para condicionar el voto de este pliego de autobuses

El Partido Popular de El Puerto de Santa María ha asegurado que el Gobierno de El Puerto ha llevado el nuevo pliego de autobuses “sin consensuar” y usando a los sindicatos “para condicionar el voto”. El portavoz popular, Germán Beardo, ha justificado así el voto negativo de la formación al pliego de autobuses urbanos que ayer tumbó la oposición en un Pleno extraordinario celebrado en el Consistorio.

Los populares aseguran que el nuevo pliego “desprecia gran parte de zonas de El Puerto” quedando grandes zonas desatendidas. Además, el Partido Popular cifra en once millones de euros la cantidad por la que se incrementaría el déficit municipal si se hubiera aprobado el nuevo documento. Existirían otras medidas que no tendrían cabida en este nuevo pliego, como la digitalización de las marquesinas, la no incrementación de las líneas, el aumento del precio del billete o la empeoración de la frecuencia de paradas de los autobuses.

“Los informes técnicos municipales eran contrarios a su aprobación”

Beardo asegura que los informes técnicos municipales eran contrarios a este pliego, ya que el Vicesecretario del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María reafirmaba que los pliegos de condiciones ” son trabajo de la función pública y no de los agentes sociales”. El portavoz acusa al Gobierno local de “contentar a los agentes sindicales” a cambio de que “el resto de portuenses salgan perjudicados”.

Los populares acusan de “irresponsables” al Gobierno local por llevar una propuesta “incompleta” de la que proponía la Secretaría general y el departamento de Personal. Germán Beardo también critica los expedientes de modificación de crédito “para ir tirando” en vez de llevar el Presupuesto 2017. Una intención “electoralista”, asegura Beardo que “evidenciaría que el Gobierno local está acabado”.