Breve historia sobre la estafa del Euribor

Tribuna libre de Javier Botella, concejal de Levantemos El Puerto en el Ayuntamiento portuense

Hace unos meses le ofrecí una propuesta al área económica de nuestro ayuntamiento, una línea de trabajo ambiciosa y compleja. Enfrentarse a los bancos y luchar contra el endeudamiento ilegitimo e ilegal al que nos tienen sometido. Enfrentarse a los bancos no sólo con buenas intenciones, sino con herramientas, en este caso jurisprudencia europea y nacional. Es ambicioso, pero también es ético y de justicia.

La historia es corta, nos han vuelto a estafar. Intentaré contar de la manera más coloquial posible esta estafa, que repercute en prácticamente todos los españoles, pero de manera especial en nuestros municipios, la estafa del Euribor.

El Euribor es un indicador del tipo de interés usado en Europa. Esto significa que dependiendo de la cifra que marque el índice, nos cobrarán más o menos intereses en nuestros créditos o préstamos bancarios, entre ellos los préstamos hipotecarios. Este índice se debería de calcular con una fórmula conforme a legislación, sin embargo, los bancos lo manipularon a su antojo y, por supuesto, a escondidas.

La sentencia IP-16-4304 impuesta a varios bancos por la Comisión Europea verifica dicha estafa o manipulación y por lo tanto la ilegalidad de este diferencial que le estamos pagando a los bancos. Obviamente, en España no han querido darle mucha luz a esta noticia. Esta sentencia recoge afirmaciones tan contundentes como: “Los bancos conspiraron sobre los elementos de fijación de precios derivados de los tipos de interés del euro e intercambiaron información confidencial, infringiendo las normas antimonopolio de la UE”

Por su parte el Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Sevilla en su sentencia 624/2016 declara, en su Fundamento de Derecho Tercero, que es “un hecho objetivo que se ha producido una manipulación del Euribor” y “es evidente que dicha manipulación ha influido en el precio que el prestatario debía satisfacer a la entidad demandada en concepto de intereses remuneratorios como contraprestación al capital prestado”.

¿Cómo influye todo este asunto en nuestro municipio? El ayuntamiento de El Puerto tiene parte de su gran deuda fijada con el Euribor, lo que podría suponer en palabras de Juan Moreno Yagüe, uno de los juristas que investigó y reveló la estafa “un peligro inminente (…) que hará imposible cualquier tipo de política económica. Si los municipios consiguen quitar el Euribor te aseguras no pagar préstamos abusivos (…) además puedes recuperar una deuda que no es que sea ilegítima, es que es ilegal””

No queremos hundir a los bancos, porque ya hemos visto quien los rescata luego. Sólo tenemos que recordar los 60.000 millones que hemos perdido los españoles en beneficio de los bancos (aunque en realidad es el triple, pero eso para otro día)

Por eso, pese a conocerse la estafa, mi propuesta es que nos sentemos a negociar con los bancos una reducción de este tipo de interés. Y, si no son comprensibles y accesibles, propongo como plan B atacar con todo el musculo del ayuntamiento ¿O quizás debería ser directamente el plan A? ¿Ustedes qué opinan?

El objetivo no es solo dar luz a estos hechos. Instamos al gobierno a que actúe y lo intente, un gobierno sea del color que sea debe luchar por los intereses económicos de su ciudad.