José Antonio Díaz califica de “rufianas” las críticas de Podemos y Cs sobre la tormenta del martes

La alcaldesa de Jerez defiende el trabajo de Aquajerez en la ciudad: "Aquajerez hace su trabajo con el tema de los imbornales"
José Antonio Díaz en rueda de prensa junto a Mamen Sánchez y Laura Álvarez. Foto: MJ Romero

El Gobierno de Jerez ha rechazado las críticas que se han lanzado desde la oposición, en la que se cargaba contra el trabajo de Aquajerez tras las lluvias torrenciales del pasado martes. Tanto la alcaldesa Mamen Sánchez como el teniente de alcaldesa de Movilidad, José Antonio Díaz, han defendido el trabajo realizado en Jerez por esta empresa. “Aquajerez ha hecho su trabajo, hay que ser honesto con esto”, ha apostillado Díaz en la rueda de prensa que el Gobierno acaba de dar en el Ayuntamiento jerezano.

El edil socialista ha calificado de “rufianismo” la argumentación argüida por los partidos de “la nueva política” como son Podemos y Ciudadanos.

José Antonio Díaz ha reiterado que Aqualia presenta informes periódicos de los trabajos que realizan en la ciudad y que este mismo lunes ya se hizo un refuerzo de limpieza en zonas como Porvera, El Portal, Liberación y la zona Centro.

Las inundaciones sufridas durante la madrugada del martes al miércoles no fue -según argumentan desde el Gobierno- por la suciedad en los imbornales sino por la tromba de agua que cayó en la ciudad en apenas 45 minutos con picos de 75 litros en ese corto periodo de tiempo. En caso de que estos conductos hubieran estados atascados por la suciedad, el agua de la lluvia habría seguido presente en las zonas afectadas por las inundaciones, sin embargo, a las cinco de la madrugada, ya no habría prácticamente agua acumulada.

El sistema de alcantarillado de la ciudad está preparado para soportar unos 40 litros a la hora. En Jerez cayeron unos 80 de media, con lo que el sistema se vio sobrepasado. “No hay ciudad en el mundo que abarque en quince minutos la cantidad de agua que cayó en Jerez”, ha indicado Mamen Sánchez.

La alcaldesa de Jerez ha defendido que “Aquajerez con el tema de los imbornales hace su trabajo” y ha recordado la actitud “crítica” del Gobierno local con Urbaser por el tema de la limpieza. “Siempre hemos reconocido que faltan 100 operarios y que la limpieza no es buena”, ha matizado.

 

Más de 550 personas trabajan para recuperar la normalidad

Este miércoles todos los servicios municipales se pusieron al servicio de la ciudad para tratar de recuperar la normalidad tras la tormenta que dejó 80 litros de agua de media en Jerez, en tan sólo 45 minutos y 1.700 rayos, según la Aemet, una situación anormal que Díaz ha asociado con el cambio climático.

Esta mañana los alumnos de infantil del colegio Manuel de Falla han seguido sin clases, al ser una de las zonas más afectadas de este centro. Los electrodomésticos del comedor también se vieron gravemente afectados pero aún así el servicio se mantendrá ya que el catering lo servirá directamente, tal y como ha informado la teniente de alcaldesa de Educación, Laura Álvarez. El Colegio San Juan de Dios se ha unido a los cuatro centros que ayer se suspendieron sus clases al tener problemas con el suministro eléctrico.

La alcaldesa ha negado que el Ayuntamiento haya pedido ayuda a los padres y madres para limpiar los centros escolares y ha indicado que quienes lo hagan será bajo la responsabilidad de la dirección del colegio.

El miércoles acudieron 70 personas al Centro Social de La Granja informando de 88 incidencias, 61 relativas a vehículos y 27 a viviendas y enseres. Los puestos habilitados por el Ayuntamiento de Jerez en este centro seguirá disponible hasta este viernes – en horario de mañana y tarde-, aunque no se descarta ampliarlo si fuera necesario.

El Gobierno sigue trabajando para valorar los daños municipales, entre los que se encuentran el desprendimiento de parte del techo del ciber de la Sala Paúl, que provocó destrozos en los ordenadores de este espacio, y los sótanos del Villamarta que se inundaron. El Palacio de Deportes, afectado también por las lluvias, permanece cerrado por problemas con el cuadro eléctrico.