El Puerto reforzará la presencia policial en la ciudad durante la noche de Halloween

Además, se ha hecho un llamamiento para que se evite que los menores compren productos que puedan dañar el mobiliario urbano y que además pueden constituir delitos con elevadas multas

Con motivo de la festividad de todos los Santos y la cada vez más extendida fiesta de Halloween, la Concejalía de Seguridad de El Puerto de Santa María pondrá en marcha un dispositivo especial, en coordinación con los agentes de la Policía Nacional y Guardia Civil, durante el próximo martes día 31 de octubre y la madrugada del 1 de noviembre.

Entre otras actividades, tanto jóvenes como adultos podrán disfrutar de una amplia oferta de eventos en locales de ocio nocturno, además de la actividad ‘La casa del terror en el Castillo San Marcos’, organizada por la Concejalía de Comercio; o las acciones programadas desde la Concejalía de Juventud, tanto en la Sala Juventud como en Valdelagrana, en colaboración con la asociación de vecinos de dicha zona.

Aproximadamente 45 agentes policiales -30 de la Policía Local y unos 15 de la Nacional- velarán, junto a los servicios de emergencia, por la seguridad en la ciudad durante la celebración de Halloween. En concreto, los agentes nacionales controlarán las urbanizaciones de la Zona Norte, especialmente Urbaluz y Vallealto, donde irá destinada una Unidad de Prevención y Reacción de la Comisaria, así como agentes de paisano de ambos cuerpos policiales.

Por su parte, los agentes municipales patrullarán por el resto de zonas de la ciudad, y, en concreto en Costa Oeste, contarán además con el apoyo de la Guardia Civil.

En los días previos a la celebración ya se están realizando tareas de prevención, manteniendo contactos con vecinos y comerciantes de las zonas donde mayor influencia tiene la fiesta, para solicitarles su colaboración a la hora de poder prevenir cualquier tipo de  infracción, según ha informado el Ayuntamiento portuense.

A los comercios y supermercados, además, se les está informando de la prohibición de vender petardos, ya que podrían ser sancionados, así como aconsejándoles que no vendan huevos, pinturas y productos que podrían causar daños, como aguarrás o aguafuerte, a menores. También se les está solicitando que dejen amarrados los carritos de compra, para que no puedan ser sustraídos y sean utilizados inconvenientemente.

El teniente de alcalde delegado de Seguridad, Ángel González, ha pedido que los padres y madres, “pongan especial atención y eviten en la medida de lo posible la compra de productos que puedan afectar al mobiliario urbano, tanto en zonas comunes como en propiedades privadas”, ya que en la mayoría de los casos, son los padres, madres o tutores los que deben responder por las acciones de los menores.

El año pasado, entre otras incidencias, se dio un caso grave en el que un padre tuvo que abonar hasta 7.000 euros por los daños causados por su hijo a un vehículo.