Un nacionalismo de eficacia, eficiencia y efectividad

Tribuna de opinión de David Toledo Niz, secretario general Nacional de los Jóvenes Nacionalistas de Canarias

Los acontecimientos en Cataluña y el contexto social derivado han provocado en el resto del Estado un clima saturación política máxima. Nunca en la historia de la democracia, los nacionalismos y el Senado habían tenido tanta importancia como la están teniendo en este momento. Pero no todo es positivo ni negativo y me explico.

La X de la ecuación a despejar es para conocer la diferencia entre nacionalismos e independentismos, cuestión que están queriendo englobar los partidos estatales con el único fin de obtener un rédito electoral evidente mezclando las peras con las manzanas, que si bien ambas son frutas, estas no son iguales.

Hablar de independencia o de procesos de autodeterminación es comprender que los principios básicos de la política, (dialogo, responsabilidad y consenso), están fallando, por uno u otro bando, y en estos casos en los que miramos hacia detrás para aprender sobre que nos cuenta la historia, observamos que en política las decisiones tomadas por imposición o bien, no duran mucho en el tiempo, o el tiempo hace que estás duren poco.

Los nacionalismos buscan espacios de diálogo, puntos de encuentro, relaciones multilaterales donde los interlocutores desde el consenso y la paz intentan construir nuevos escenarios donde las diferentes nacionalidades se sientan cómodas. Nuestro nacionalismo no busca la confrontación, crispación o tensión, si no que defendemos un nacionalismo democrático, humilde, acogedor e integrador, cosmopolitita, adaptado al marco Europeo y a una realidad tangente que tiene que derivar en un nuevo Estado Español, con un nuevo sistema político. Entender que Europa ha cambiado, que el Estado Español ha cambiado y que Canarias ha madurado.

Soy nacionalista, un nacionalista convencidísimo, un nacionalista que cree en la Europa de los pueblos, un nacionalista que entiende al Estado Español como una mezcla de identidades culturales que buscan un espacio común aún por definir, un nacionalista que entiende a Canarias como un pueblo en el que como bien decía Platón en una de sus citas, “El todo es más que la suma de las partes”.

Los nacionalistas en Canarias tenemos que luchar y defender todo aquel proceso en el que saquemos mayor eficiencia en la autogestión, porque ya no es solo la distribución territorial, es entender que la toma de decisiones cuanto más cerca, más rápida. Un nacionalismo de eficacia, eficiencia y efectividad, y eso pasa por un nuevo paradigma territorial.