El Museo de Relojes de Jerez se adelanta al cambio de hora

Los miembros de la Asociación Nacional de Relojeros Reparadores han cambiado la hora de los relojes que se encuentran en los Museos de la Atalaya de Jerez

El primer cambio de hora español se ha producido en un enclave singular de Jerez de la Frontera. El Museo Palacio del Tiempo – dentro de los Museos de la Atalaya- ha vivido una mañana única. Alrededor de treinta maestros relojeros han realizado manualmente el cambio de hora de invierno, que tendrá lugar esta madrugada, en una treintena de relojes históricos. En concreto en la sala de relojes franceses.

Durante media hora, estos relojeros han movido las manecillas hacia delante – nunca hacia atrás- para poner el horario en una hora menos, lo mismo que esta noche tendrán que hacer millones de españoles con sus relojes de pulsera, despertadores, relojes de pared y todo aquel sistema que no esté conectado a Internet.

Los más de cincuenta miembros de la Asociación Nacional de Relojeros Reparadores (ANPRE) han celebrado en este espacio museístico su asamblea anual para posteriormente realizar por segundo año consecutivo este espectacular cambio de hora.

Manel Alabart, presidente de esta asociación, ha asegurado que este Museo de Relojes es como “un parque temático” para ellos y aunque el cambio de hora no repercute en el ahorro (como se vende desde las administraciones), sí considera beneficioso para su profesión este cambio ya que, cuando toca, es cuando la gente se da cuenta de que sus relojes necesitan algún tipo de reparación o cambio de pila.

Sobre el llamado Museo de Relojes, Alabart apuesta por ponerlo en valor y darle más difusión para que se conozca no sólo en la ciudad de Jerez sino también a nivel europeo.

Los relojeros que han participado en el cambio de hora en el Palacio del Tiempo. Foto: MJ Romero

Actualmente la Asociación Nacional de Relojeros Reparadores cuenta con 52 miembros de todas partes de España, una profesión que “está en auge” debido a los pocos relojeros que se dedican a la restauración, pero que adolece de jóvenes que quieran dirigir su vida a este trabajo, algo que desde la asociación están tratando de paliar para poder encontrar “herederos” de la restauración de relojes.

Esta noche está previsto el cambio al horario de invierno, con lo que habrá que atrasar los relojes una hora, de tal forma que a las tres de la madrugada volverán a ser las dos.