Cerca de 40.000 personas ‘malviven’ en España sin un techo bajo el que dormir

Cáritas Asidonia-Jerez ha presentado su campaña 'Somos Personas, tenemos derechos. Nadie Sin Hogar' para defender los derechos de las personas que se encuentran en situación de abandono por las administraciones y una gran parte de la sociedad
Presentación de la campaña de Personas sin Hogas de Cáritas Jerez Foto: MJ Romero

España es el segundo país de la Unión Europea donde más crece la desigualdad. En concreto, 11.700.000 personas se encuentran en proceso de exclusión, más de 3,8 millones de hogares españoles, mientras que un 41% de los andaluces están en riesgo de pobreza y un 12,8% en pobreza severa.

Una situación que ha ido en aumento en los últimos años debido a los recortes que los gobiernos y las administración han practicado en partidas tan necesarias como Servicios Sociales. De hecho, en Andalucía el gasto público dedicado a ello se ha reducido en 1.000 millones desde 2010, destinándose en 2016 una cantidad de 16.000 millones de euros.

A la desigualdad social existente se suman los cerca de 40.000 personas sin hogar que existen en España, hombres y mujeres “dejados no sólo por los políticos sino también por el propio ciudadano”, tal y como ha advertido el director de Cáritas Diocesana Asidonia Jerez, Francisco Domouso. 40.000 ‘malviven’ sin tener un techo y 5 millones lo hacen en una vivienda inadecuada, sin servicios básicos o hacinados con más personas.

Domouso ha destacado los 700.000 hogares andaluces que no cuentan con ningún tipo de ingreso, las 3,5 viviendas vacías y las 13.000 que son de VPO, casi la misma cifra de personas que buscan acceder a una vivienda protegida. Ante esto, el director de Cáritas ha pedido a las administraciones que creen un parque público de viviendas “adecuado” y “adaptado” a las circunstancias de las miles de personas que intentan acceder a ellas.

Por eso, Cáritas Jerez ha lanzado su campaña ‘Somos Personas, tenemos derechos. Nadie Sin Hogar’, encaminada a concienciar a la población y a los gobiernos sobre la existencia de esta parte de la sociedad que también tienen derechos, ya que éstos “no son regalos sino que van inherentes a las personas”.

En la delegación de Jerez, 25 de las 44 personas atendidas en su Centro de Día han finalizado con éxito su programa de inserción, un centro donde se les ofrece acompañamiento y una formación adaptada a sus posibilidades, como el caso de Ángel, un usuario de este servicio que le ha servido para salir de su situación de desamparo y abandono, participando en un curso de mantenimiento de edificios y con el que ha recuperado la ilusión para “seguir creciendo como persona”, una con todos sus derechos garantizados.

El perfil de las personas que solicitan la ayuda de Cáritas se centra en su mayoría (un 81%) en hombres de entre 46 y 89 años, siendo un 77% españoles y un 43% con estudios únicamente primarios.

Desde Cáritas han denunciado el ‘tijeretazo’ de la Junta de Andalucía a la financiación de los servicios encargados de las personas sin hogar, casi un 70% entre 2014 y 2017. De hecho, este año se ha recortado en un 75% la aportación en Jerez. Frente a esto, la entidad lleva dos años sufragando sus gastos gracias a las colectas y los donativos de la “gente de iglesia”, manteniendo también el Comedor del Salvador.

En este espacio, llevado adelante por las Hijas de la Caridad atiende cada día a unas 60 personas donde se encuentran tanto personas que viven en la calle, en albergues o en casas que no tienen las condiciones dignas de cualquier vivienda. El obispo de Asidonia-Jerez, José Mazuelos, ha defendido la “labor callada” de las Hijas de la Caridad y ha hecho una llamada de atención a las administraciones para que se interesen por las personas sin hogar y sin techo.