Demostración de fuerza ciudadana para intentar parar el conflicto de LBAS

Jaime Álvarez29/12/2017
400 ciudadanos se han concentrado en la plaza Bartolomé Pérez para apoyar a los trabajadores encerrados en el Castillo de Luna y reclamar que se pare este conflicto laboral que se alarga ya casi un año

Histórico puede ser el adjetivo que se deba utilizar para la concentración celebrada hoy en la plaza Bartolomé Pérez de Rota en apoyo a los trabajadores encerrados en el Castillo de Luna desde este sábado para protestar por la actitud de bloqueo y represión de la empresa Louis Berger.

Una plaza repleta para mostrar el apoyo de la sociedad roteña a estos trabajadores en el conflicto que va camino de convertirse en un asunto de estado. Esta movilización fue convocada a principios de esta semana por los sindicatos implicados. La situación no es baladí: hay sobre la mesa más de 40 despidos de los que 23 ya se han hecho efectivos.

Unidad completa: políticos, sindicatos y sociedad se han reunido en esta convocatoria para mostrar que la situación en la Base Naval de Rota importa y que necesita de la complicidad de todos para alcanzar una solución cuanto antes y parar la sangría de los derechos laborales que sufren los afectados. La mayor muestra de unidad se alcanzó minutos antes de la convocatoria con la firma conjunta de todos los partidos políticos de la ciudad de un manifiesto y de dos cartas que se remitirán a la ministra de Defensa y a la presidenta de la Junta de Andalucía para que tomen partido en la solución de la problemática laboral.

El manifiesto conjunto de todo el arco político roteño fue leído por el alcalde de la ciudad, Javier Ruiz Arana, que fue así portavoz del descontento de los partidos políticos locales y, por ende, de los roteños. Una denuncia que se sustenta en las malas artes de la empresa, como la revelación de datos y la “manipulación sesgada de la realidad”, como así reza la lectura que realizo el alcalde roteño ante los ciudadanos.

Un conflicto que va camino de convertirse en un asunto de estado

Congreso, Parlamento de Andalucía, Diputación de Cádiz…en todas las instituciones se ha tratado el conflicto laboral de los trabajadores de Louis Berger en Rota. Pero esto no ha sido suficiente y la empresa mantiene una actitud de bloqueo de las negociaciones. Una actitud que se complementa con “una obstrucción de los derechos de huelga de los trabajadores” por parte de la Subdelegación del Gobierno de España.

Unos servicios mínimos “abusivos”, según el regidor roteño en nombre de todos los ciudadanos, además de los cambios de localizaciones de las protestas, la abusiva presencia de policías en las mismas, o la sustitución de los trabajadores por personal americano, son sólo ejemplos de las medidas llevadas a cabo para minimizar el efecto de las protestas.

“Sólo se ha recibido respuesta de la Junta de Andalucía y del almirante en Cádiz”

Los representantes políticos remitieron cartas a todas las administraciones y personas competentes, tan sólo recibiendo cartas de respuesta del vicepresidente de la Junta de Andalucía en Cádiz y del almirante jefe de la base en Cádiz. Por contra, las demás administraciones competentes no respondieron a la misiva de los roteños. Una actitud que acompaña a la mantenido por la empresa Louis Berger, que se ha negado a sentarse en el SERCLA para negociar. Los trabajadores se han sentado hasta en tres ocasiones para intentar llegar a un acuerdo.

Un conflicto que tiene connotaciones de soberanía nacional y que puede suponer un precedente para las demás contratas que prestan servicio en la base y que puede acabar siendo un ataque directo al empleo en la provincia y en la localidad. Las relaciones entre la población flotante y la sociedad roteña siempre han sido de fraternidad, convirtiéndose Rota en un ejemplo de conviviencia y de multiculturalidad. Un punto estratégico de la seguridad nacional que vive días bajos anímicamente por este conflicto laboral.

El manifiesto concordado por los políticos roteños reclama la implicación directa de las administraciones competentes, tanto gobierno autonómico como altavoz de las reivindicaciones de los trabajadores como nacional para que no hagan “dejación de funciones” además de solicitar la implicación de los roteños para que se sumen a este manifiesto, ya que no es un problema laboral más, sino por velar los intereses del municipio y reclamar respeto ante la dignidad de Rota.


banner RESTAURANTE