La plaza de las Angustias se cerrará completamente al tráfico el 8 de enero

El Servicio de Movilidad y Policía Local activarán el próximo lunes 8 de enero, a las 8 horas una regulación especial de tráfico en el entorno de la plaza de Las Angustias, con motivo de la segunda fase de las obras de canalización y reurbanización en la calzada.

Debido al corte de toda la plaza, se desviará el tráfico que entra por Diego Fernández Herrera hacia la calle Santa Rafaela María, que cambiará el sentido de la circulación. También que se cambiará el sentido de la circulación de Granados (en el tramo entre Campana y Porvenir). Además, los vehículos procedentes de Pedro Alonso en dirección a Plaza de las Angustias y Porvenir serán desviados hacia Corredera y Esteve. Esta regulación estará vigente hasta el 10 de febrero a las 8 horas, fecha prevista de finalización de la actuación.

Los residentes de las calles Molineros, Granados, Sol y su entorno accederán a sus inmuebles por Pedro Alonso y Sol, o bien por Empedrada, Mariñiguez y Campana. Los residentes de Higueras (principalmente usuarios de garajes) realizarán su entrada y salida por Medina.

Desde Movilidad han previsto que las personas con movilidad reducida, motocicletas, carga y descarga y servicios de hotel (que habitualmente estacionan en calle Santísima Trinidad) realicen su entrada y salida por calle Medina.

Cambios de paradas de Autobuses Urbanos y al Jerez Rural

Las líneas del Servicio de Autobuses Urbanos 7, 8, 9, 10 y 15, tendrán su cabecera en calle Porvenir, junto a calle Marimanta. Las líneas 1, 5, 6, 11, 12 y 14 tendrán cabecera en calle Arcos y las líneas 2, 3, 4, 10 y 18 en la calle Honda.

De igual modo, el servicio de transporte hacia el Jerez Rural, tendrá su cabecera en Diego Fernández Herrera, en el tramo comprendido entre la calles Descalzos y Manolo Yélamo.

La actuación se prevé esté finalizada, incluyendo la decoración, durante la primera semana de marzo. Las obras consisten en la peatonalización completa de dos de las calles perimetrales a la plaza, en concreto, “de la ‘L’  invertida conformada por un tramo de la calle Diego Fernández Herrera, de unos 70 metros de longitud, y el pasaje entre calles Levante y Corredera, de 50 metros, y con una anchura de entre 15 y 20 metros. Para ello, se prevé la eliminación de la calzada, transformándola en plataforma única y utilizando una solería similar a la existente en la calle Corredera.

En consecuencia, las calles que confluyen con ese tramo de Diego Fernández Herrera, como son Santísima Trinidad e Higueras, pasarán a ser semi-peatonales y tendrán limitado el acceso rodado a residentes y carga y descarga de comercios cercanos.

Respecto a las otras dos calles laterales de la plaza, el tramo de que va desde las calles Corredera a Porvenir y el comprendido entre Diego Fernández Herrera y Corredera, el proyecto prevé la retirada del pavimento de adoquín y la colocación de uno nuevo de aglomerado que reducirá el ruido que provoca por la rodadura actual.

El Ayuntamiento completará la actuación con la plantación de árboles y la colocación de mobiliario urbano de características similares a los existentes en la plaza y acordes al carácter histórico.

Las obras serán financiadas con fondos EDUSI, actuación cofinanciada por la Unión Europea mediante el Programa Operativo de Crecimiento Sostenible FEDER 2014-2020, con un presupuesto de 199.586,02 euros en cuanto a la peatonalización y de 380.000 euros en renovación de redes, a cargo de Aquajerez. Están siendo ejecutadas por la empresa ‘Martín Casillas’.