Butaca y ButacónOcioOcio y CulturaProgramas

Crítica de ‘El Corredor del Laberinto: La cura mortal’

0

Valoración: 3 BUTACAS

Seguro que muchos de nosotros nos hemos sentido atrapados o hemos visto a alguien sin escapatoria en algún momento de nuestra vida pero ¿qué pasaría si verdaderamente estuviésemos atrapados en un laberinto en el que desconocemos por completo que hay en el exterior?

Abundancia de adaptaciones juveniles marcaron el año 2000 con estrenos como ‘Los juegos del hambre’ o ‘Crepúsculo’. No es de extrañar que las grandes distribuidoras sigan apostando por adaptaciones literarias llevadas a la gran pantalla dando por sentado la gran acogida por parte del público joven, sin embargo, algunas como la saga ‘Divergente’ no contaron con esa suerte.

‘El Corredor del Laberinto: La Cura Mortal’ supone el fin de la saga de tres adaptaciones literarias escritas por James Dashner dirigidas enteramente por Wes Ball.

Una primera parte (El corredor del laberinto) que supuso una novedad gustosa, con una trama compleja y una primera parte falta de ritmo que fue in crescendo. La segunda parte, (El corredor del laberinto: Las pruebas) se convirtió en una búsqueda de la verdad agilizando más el filme, utilización de mejores recursos cinematográficos mucho mejor que la primera.

‘El Corredor del Laberinto: La Cura Mortal’ es sin duda  mejor que las anteriores.

La mezcla de acción y efectos especiales de principio a fin, la coloca para mi gusto como la mejor de las tres partes. Planos mucho más cuidados, abundancia de ritmo con un rasgo diferenciador más presente que en las anteriores y eso es la emotividad de la misma. Podemos pensar que al ser la última parte viene impuesto, a pesar de ello (sin hacer spoilers), es la que logra mayor profundidad y conmoción en el espectador.

La pega más característica es su duración. Pese a que sea una película que se hace muy entretenida de ver, alargarla a 144 minutos es un disparate. La manía que abunda en alargar este tipo de películas haciendo una tercera película y dividirla en dos puede no funcionar en ocasiones, así que para no jugársela y por temor a que no funcione, prefirieron contar la última parte en casi dos horas y media.

En cuanto a interpretación, cabe destacar a Dylan O`Brien un joven de 26 años que sigue marcando la diferencia siendo un protagonista que deja mostrar sus emociones y que transmite más que Taylor Lautner o Robert Patinson.

En definitiva, una película que ha ido mejorando a pasos agigantados, que empezó  como parte de una saga novedosa y compleja y que poco a poco supo cautivar a los espectadores agilizándola en cada nueva entrega. A pesar de su duración como la pega más particular, su cierre es meramente satisfactorio sabiendo llegar al público más reticente.

 

Te gustará también

Comments

Comments are closed.