Butaca y ButacónProgramas

Crítica de ‘Amityville: El Despertar’

0

Valoración: 3´5 Butacas.

Una vez más, estamos ante un thriller made in Blumhouse, un thriller intrigante desde el primer minuto, donde la tensión cala poco a poco en el espectador, envolviéndolo en una espiral de misterio que, sin hacer mucho ruido ni abusar del susto fácil tan usual en los thrillers actuales, consigue hacernos disfrutar de esta nueva visita a la famosa casa de Amityville.

Tal vez esta producción no sea la más original de cuantas podamos ver en la cartelera. Tampoco se desvincula de tramas y pasajes vistos en otras cintas del mismo género, e incluso en otras entregas de la saga, pero desde sus primeros compases, Amityville: El despertar nos advierte de que lo visto en otras películas con el nombre de Amityville es ficción, fruto de las leyendas y mitos que rodean la mítica mansión.

Esto se hace evidente cuando los jóvenes protagonistas se disponen a ver la película Terror en Amityville (Stuart Rosenberg, 1979). El director y guionista Franck Khalfoun nos deja claro que lo que estamos viendo y viviendo en su película es lo real; lo demás, mera fantasía. Y esa realidad que nos cuenta es la de la joven Belle y su familia, que se han mudado a la conocidísima calle Ocean Avenue 112 en busca de una vida mejor. Todo cambiará cuando el hermano de la joven Belle (Bella Thorne) evoluciona favorablemente del accidente que le ha dejado postrado. Así pues, estamos ante otra película de la Blumhouse donde los jóvenes son las estrellas de la función.

Blum vuelve a contar con actrices jóvenes, bellas y talentosas para protagonizar sus películas (aunque esta vez de rebote, pues este film era una producción de los Weinstein antes de llegar a las manos de Blumhouse) . Si en Insidious 3 teníamos a Stefanie Scott, en La visita a Anya Taylor-Joy y en Feliz día de tu muerte a Jessica Rothe, en Amytiville: el despertar es Bella Thorne la que soporta todo el peso de la película, haciendo honor a su nombre y atrayendo al público masculino joven, el tarjet principal de estos filmes. Destacar también a los secundarios, sobre todo a Cameron Monaghan, que, sin mucho movimiento ni expresión durante gran parte del metraje, nos regala otro personaje memorable. También cabe rescatar la atmósfera, el montaje y la fotografía que, sin sobresalir en su subrayado (algo de agradecer en los tiempos que corren), resultan perfectos para la cinta que nos ocupa.
En definitiva, Amityville, sin ser una película original ni pretender cambiar ningún paradigma, nos hará disfrutar durante 85 minutos de una historia llena de tensión y emoción hasta el inicio de sus créditos finales.

Te gustará también

Comments

Comments are closed.