Aparecen documentos históricos escondidos entre los muros del ‘Castillito’ de Sanlúcar

Las obras de rehabilitación que se están realizando en este edificio de Bajo de Guía han propiciado que se haya encontrado documentación de principios del siglo XX
Foto facilitada por Ayuntamiento de Sanlúcar

La rehabilitación que se está llevando a cabo en el Castillito de Bajo de Guía en Sanlúcar de Barrameda ha sacado a la luz documentación histórica que se encontraba escondida entre los muros de este edificio y que, según han indicado desde el Ayuntamiento de la ciudad en una nota de prensa, podría haber sido depositada ahí por el general Federico González Montero, quien encargó la construcción del edificio entre 1909 y 1912. Esta “cápsula del tiempo”, como la han denominado desde el gobierno sanluqueño, ha sido entregada esta mañana al alcalde Víctor Mora de manos del director de la obra de rehabilitación del Castillito de Bajo de Guía, Rafael González Calderón.

Entre la documentación aparecida se encuentra un ejemplar de ‘Sociedad Jerezana. Cooperativa de Consumo’ de octubre de 1911, donde aparece una relación de los precios de los distintos suministros de la época. También se ha encontrado, entre otros documentos, una carta dirigida al propio González Montero, fechada en 1912. Dicha documentación se trasladará al Archivo Municipal para que pase a formar parte del patrimonio documental de la ciudad. Además, se ha decidido depositar una nueva “caja del tiempo” en el ámbito de las obras “a fin de hacer constatar el destino del edificio en la fecha actual”.

El hallazgo se ha realizado en el transcurso de las labores de consolidación estructural del edificio, que se convertirá en sede de la conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo. La rehabilitación del Castillito de Bajo de Guía cuenta con un presupuesto de más de un millón de euros con cargo a las Obras de Garantía de Renta y dentro del Programa de Fomento del Empleo Agrario (PFEA) 2017, y tiene un plazo de ejecución de diez meses.

Con estas obras, está prevista la sustitución de los forjados de hormigón armado y solo se conservará la bóveda de cañón del espacio central, en principio, la menos afectada por la patología generalizada de oxidación de armaduras de sus forjados, procediendo a su resanado. También se arreglarán las cubiertas y un nuevo sistema de drenaje y recogida de aguas pluviales, se dotará al edificio de nuevas escaleras, conservando la existente, y de un ascensor que comunique los tres niveles principales del edificio.

Como edificio representativo y sede de la conmemoración de la Primera Circunnavegación, albergará fundamentalmente salas expositivas y las dependencias administrativas necesarias para su gestión.