La gestión del agua ya es de Torrecera

El pleno de Jerez ha votado por unanimidad este punto, en el que se reconoce la gestión pública del agua en Torrecera
Imagen del Pleno de Jerez. Foto: Jaime Álvarez

El Pleno municipal en el Ayuntamiento de Jerez ha aprobado, durante la sesión de este jueves, conceder definitivamente la cesión del agua pública a la Entidad Local de Torrecera. Una ‘pelea’ (la del agua) que ha enfrentado al Gobierno socialista de Mamen Sánchez con Izquierda Unida en Jerez desde 2016, cuando ya reclamaban que el servicio pertenecía a esta ELA.

Desde entonces hasta la votación de este jueves, se han vivido duros enfrentamientos entre gobierno y oposición y entre ambas formaciones en Torrecera, en donde se ha acusado al PSOE repetidamente de velar por los intereses de Aqualia (empresa encargada de gestionar el agua) en lugar de por los vecinos de esta Entidad Local.

El documento presentado por el Gobierno -y que ha contado con el apoyo unánime de la corporación- se ha votado después de que los dos concejales de Izquierda Unida hayan introducido una enmienda de sustitución donde se toma la razón del Acuerdo de la Junta Vecinal de Torrecera del 2 de septiembre de 2016, en relación con la “voluntad democrática de la ELA para la prestación directa del servicio de agua en baja y alcantarillado”, momento en el que el Ayuntamiento de Torrecera tomó la gestión de este servicio en lugar de la multinacional.

El debate de este punto del Pleno, esperado por muchos, ha vivido un cruce de declaraciones entre el concejal de IU, Raúl Ruiz-Berdejo y el teniente de alcaldesa de Movilidad, José Antonio Díaz, quien defendía el agua pública pero “acorde a la legalidad”. Díaz ha aprovechado su intervención para recordar que este proceso a llegado a su fin “gracias a la alcaldesa de Jerez que ha impulsado este proceso para desbloquearlo”, un proceso que ahora inicia su cuenta atrás definitiva.

Desde Izquierda Unida han dejado claro que el agua “ya era de Torrecera” antes de darse este debate, algo que venían reclamando desde hace dos años. Raúl Ruiz-Berdejo ha sido rotundo en su intervención final, dedicada a Aqualia, empresa que seguía emitiendo facturas en esta ELA a pesar de que sus vecinos votasen por liberarla en 2016. “Nada hace allí, ese agua es de los torrecereños porque nunca la vendieron. Fuera de Torrecera”.

Por delante sólo queda que tanto el Ayuntamiento como Torrecera cumplan con los requisitos recogidos en el acuerdo firmado por ambas partes.