“Posiblemente nadie se imagine que la ZAS del centro fue solicitada por ASUNICO”

Jaime Álvarez

Foto: J. Álvarez

Los vecinos del Centro Histórico de Jerez elevarán quejas ante los Defensores del Pueblo Andaluz y Español sobre la suspensión de la Zona Acústicamente Saturada de Jerez de la Frontera, decretada por la Junta de Gobierno Local este pasado jueves. El presidente de la Asociación de Vecinos del Centro Histórico de Jerez de la Frontera, Alejandro González, ha valorado en el programa De Costa a Costa de laFM esta decisión, asegurando que el Ayuntamiento de Jerez no ha atendido a las alegaciones presentadas por su asociación.

Esto para González es una situación de “desamparo e indefensión” provocada por la propia administración pública local, según el dirigente vecinal. El conflicto de las Zonas Acústicamente Saturadas de las plazas Vargas y Clavo y la calle San Pablo lleva más de un año en liza, con varios actos de vandalismo contra vecinos. La actitud de los vecinos del Centro Histórico es de tranquilidad, según su presidente, aunque se guardan ases en la manga ya que este partido “es a puerta cerrada”.

Entre las consideraciones que realiza la Asociación de Vecinos del Centro Histórico de El Puerto en el comunicado, exclaman que el Ayuntamiento de Jerez debería aclarar quienes son los particulares que aclarase quiénes son esos particulares que reclamaron la declaración de las ZAS.

COMUNICADO ÍNTEGRO DE LA ASOCIACIÓN DE VECINOS

Una vez conocida la decisión de la Junta de Gobierno Local de suspender la ejecución de la resolución de las zonas acústicamente saturadas para las plazas Vargas y Clavo y la calle San Pablo, esta Asociación de Vecinos manifiesta lo siguiente:

1. Como ya es sabido, el área de influencia de nuestra asociación se centra exclusivamente en la zona intramuros de la ciudad, por lo que son las plazas del Clavo y Vargas las que nos competen geográficamente en el asunto que nos ocupa, quedando fuera la anteriormente citada calle San Pablo. Asimismo, al no pertenecer a ninguna de las dos federaciones de asociaciones de vecinos existentes en la ciudad y al no estar constituida ninguna otra asociación de vecinos en la zona intramuros, ningún otro colectivo ajeno puede ni representarnos ni llegar a acuerdos o conclusiones en nuestro nombre.
2. Aun siendo parte interesada en el asunto y habiendo presentado alegaciones a las que aportó en su día la Asociación Unión de Comerciantes de Jerez, hemos conocido la decisión de la junta de gobierno local a través de los medios de comunicación. A día de hoy no hemos recibido notificación oficial alguna, por lo que desconocemos si la decisión es recurrible o no. En ningún momento se ha recibido respuesta razonada desde el ayuntamiento a nuestras alegaciones ni explicación alguna de por qué han sido desestimadas.
3. Cuando desde el Ayuntamiento se hace referencia a que la petición de declaración como zonas acústicamente saturadas se realizó a “instancias de particulares”, convendría que aclarase quiénes son esos particulares, ya que de lo contrario se podrían producir interpretaciones del asunto erróneas por parte de la opinión pública.
4. Las negociaciones y mesas de diálogo se deben formalizar antes de tomar decisiones como la de la declaración como zonas acústicamente saturadas de los enclaves citados. La revocación de una resolución para la cual las pruebas que se habían realizado habían dado resultado positivo, no abre el mejor de los escenarios para lo que se ha pretendido desde la administración al tomar esta decisión.
5. La revocación de la ejecución de la resolución de la declaración ZAS se lleva produciendo de facto desde hace bastantes meses a través de la relajación de los controles establecidos, los bandos permitiendo el aumento de los horarios en fechas puntuales o las decisiones de la junta local de patrimonio de conceder nuevas licencias en zonas donde no se permitía en tanto en cuanto durase la declaración. Poseemos numeroso material gráfico y audiovisual que demuestran estos hechos.

6. Toda esta incertidumbre y la degradación de la convivencia, las injurias, amenazas, pintadas y falsedades tiene un único responsable y culpable: el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera.
7. Cursaremos escrito de queja ante los Defensores del Pueblo Andaluz y Español al respecto, haciendo constar la situación de desamparo e indefensión en la cual nos sitúa nuestra propia administración local.
8. En ningún caso nos oponemos al diálogo con los hosteleros, a los que consideramos nuestros vecinos y de cuyos locales hacemos uso de forma recurrente durante todo el año, y que en forma abrumadoramente mayoritaria es cumplidora en materia de horarios, ruidos y de los propios términos de sus propias licencias de apertura.
9. El ayuntamiento, desdeñando desde un primer momento su labor de mediador en conflictos como este, se ha demostrado incapaz de tener un mínimo de capacidad de resolución de problemas. Por tanto no participaremos en una mesa de diálogo en la que esté presente ese agente que se presenta como mediador pero que nunca ha demostrado la voluntad de serlo en realidad. Ya existe una normativa muy válida al respecto, que es a la que hay que acogerse y hacerla respetar como máxima garante de la convivencia entre diferentes actividades. En ningún caso negociaremos los términos en que se incumplen dichas ordenanzas y normativas.