Crítica de ‘Gorrión Rojo’: “Como película de espías pasa con nota, como viaje hacia la venganza sus piezas acaban encajando en un interesante puzle final”

Con este plantel de actores era difícil fracasar en ese arriesgado ejercicio de someter a lo máximo a los personajes y que estos se muestren imperturbables sin por ello perder esa sensación de riesgo continuo. No por casualidad hablamos de la guerra fría, esa lucha sostenida desde la calma por cada una de las partes.

Como película de espías pasa con nota, como viaje hacia la venganza sus piezas acaban encajando en un interesante puzle final, pero es en el momento donde se ha puesto en pie este film donde asistimos a un ejercicio que traerá consigo interesantes reflexiones.

Amiga espía, ¿Quieres mantener a tu familia? ¿Quieres ser la mejor en lo tuyo? ¿Quieres sentir control y poder?

El consejo de la maestra de agentes manipuladores, encarnado por una siempre espléndida Charlotte Rampling, es contundente: “Ábrete de piernas  y dale a tu enemigo lo que desea, sólo así obtendrás lo que necesites”

Guauuuuuu… Si bueno, es un consejo de espía a futura espía pero… es mucho más que eso, máxime en la época d elucha por la igualdad y contra el acoso que estamos viviendo.

Partiendo de que nunca nos imaginaríamos a M diciéndole eso a James Bond, nos damos cuenta que la película se la juega diciéndole al mundo “estas son las verdaderas armas de una mujer, olvídate de flipadas a lo Viuda Negra o Tomb Raider”.

Pero aquí llega el personaje de Jennifer Lawrence que dice: “Punto uno, no pienso ser lo que queráis que sea, no pienso dejar que me la metan para conseguir objetivos, pero tampoco soy la puñetera Viuda Negra experta en Capoira y Full Contact. ¿Sabéis lo que soy? Una mujer tremendamente lista que os va a demostrar que mis armas son otras mucho más interesantes que las que me presuponéis como mujer o que queréis que copie del perfil macho alfa”

Asistimos al viaje de una mujer desesperada que conoce sus armas pero que no está dispuesta a cruzar el límite. Una mujer que sabe que le basta con lo básico, pero le da la vuelta para no sólo salir beneficiada, sino poder mirarse al espejo con dignidad.

La película adolece de una duración demasiado extensa para su premisa pero su final trepidante hace que uno olvide las ojeadas al reloj.

Eso sí, ya creía superado eso de coger un reparto americano e inglés y ponerles a hacer de rusos que hablan en inglés entre ellos con acentazo. En las pelis de los 80 y 90 ya uno lo ve con nostalgia y justifica, pero en 2018…

En conclusión, un interesantísimo reparto que arriesga desde la contención en una historia que pone de relieve que aunque luchemos por la igualdad no debemos olvidar que ya seas espía, actriz, o sencillamente mujer, el mundo te va a gritar que tus armas pasan por tu cuerpo, si o si,  sólo en tu mano está demostrarles lo contrario y de paso joderles de un modo que no esperaban.