“Urbanismo examina durante todo el año los edificios en mal estado, no sólo en Semana Santa”

El teniente de alcaldesa de Seguridad, Francisco Camas, responde así al Partido Popular de Jerez

El teniente de alcaldesa de Urbanismo, Dinamización Cultural, Patrimonio y Seguridad, Francisco Camas, ha respondido a la petición del Partido Popular de Jerez sobre realizar una inspección de los edificios del centro histórico de cara a evitar derrumbes que puedan poner en riesgo la seguridad de la ciudadanía.

“La Delegación de Urbanismo lleva a cabo un seguimiento de las edificaciones en mal estado de la ciudad, con los medios de los que se disponen actualmente, no sólo se limitan a este periodo, sino que durante todo el año estamos pendientes de los inmuebles en situación de abandono”, ha respondido Francisco Camas.

Como ha explicado el teniente de alcaldesa, “desde el Departamento de Disciplina Urbanística se remiten continuamente comunicaciones a los propietarios recordándoles sus deberes de mantenimiento y conservación de las fincas en mal estado, actuando de forma subsidiaria en aquéllas cuyo estado suponga un riesgo potencial para la vía pública”.

Francisco Camas, ha indicado que “dadas las circunstancias meteorológicas que estamos viviendo en la actualidad, en la que se pueden producir situaciones impredecibles, se recomienda prudencia y no correr riesgos innecesarios, así como dar aviso de cualquier incidencia que se pudiera producir; desde el Ayuntamiento, y con los medios disponibles, seguiremos actuando como hasta ahora para atender las necesidades que se puedan producir”.

Desde la Delegación de Urbanismo han recordado que recientemente, se han resuelto expedientes “que llevaban años paralizados”, como el caso de la finca de la calle de San Blas, cuya fachada permanecía apuntalada desde 2010 con el consiguiente cierre de la citada vía, y que finalmente se consiguió resolver el pasado año una vez que la propiedad llevó a cabo las obras propuestas en la orden de ejecución dictada por Urbanismo.


banner RESTAURANTE