‘Una Vida sobre Ruedas’

Valoración: 3´5 Butacas sobre 5

Tras la divertidísima Locas de alegría, Paolo Virzì nos regala otra road movie: El viaje de sus vidas, la primera película del director italiano rodada íntegramente en inglés. En esta ocasión, nos vuelve a hablar de una pareja que huye de su realidad en busca de una vida mejor (en definitiva, su propia vida). Si en aquella comedia de 2016, Virzì y su compañera en el guion Francesca Archibugi nos presentaban dos pacientes de una institución psiquiátrica que huían de su hábitat para cumplir sus sueños, aquí el director Virzì y el guionista Stephen Amidon (a partir de la novela de Michael Zadoorian) nos cuentan la historia del matrimonio compuesto por Ella (Helen Mirren) y John (Donald Sutherland), que escapan de su rutina y sus responsabilidades en pos de su propio destino, buscando en su camino la tranquilidad que falta en su día a día y encontrando el amor sin condiciones (pero sí con alguna sorpresa) en la mayor aventura de sus vidas.

Si en Locas de alegría (La pazza Gioia,2016) Virzì optaba por una comedia tan frenética como el propio título prometía, aquí se inclina por ofrecernos un relato más pausado, en el que los tintes dramáticos y las escenas más cómicas se mezclan de manera totalmente fluida y natural, sin estridencias, sin chistes de brocha gorda ni secuencias grandilocuentemente trágicas. Todo el trayecto de nuestros protagonistas en caravana es igual de fluido y ligero, aunque lento al mismo tiempo, pues aquí lo que importa es la relación de la longeva pareja y su presente, cimentado sobre un pasado aparentemente plácido y un futuro completamente incierto. Tal vez ese tono ligero y sosegado podría dejar en las puertas del cine a más de uno, pero afortunadamente, toda la narración (y la narrativa) está satisfactoriamente condimentada con la chispa de Mirren y Sutherland, que hacen que El viaje de sus vidas sea amena, fresca y muy divertida desde el primer segundo de metraje hasta los últimos compases de la cinta. Sus personajes son simpáticos, haciendo muy llevaderas las dos horas en las que nos acompañarán, por lo que, a pesar de que la acción recae en dos únicos protagonistas, nunca molesta que falten subtramas o personajes secundarios.

Otro de los aciertos del film italiano es que no deja que los serios problemas que envuelven a los personajes ni la tragedia que se asoma pero no llega a entrar en escena arruinen esta comedia dramática. Así pues, el espectador se sentirá cómodo hasta en las escenas que en otra película serían más duras. Las secuencias más serias siempre son continuadas o rematadas por algunas más livianas, por lo que podemos decir que la película es un paralelismo con la vida misma, pues es lo que, al fin y al cabo, Virzì y su equipo quieren transmitir: una montaña rusa llena de altibajos donde hay cabida para todo tipo de sentimientos, desde el llanto hasta la carcajada, desde la lágrima hasta la sonrisa, pasando por la frustración, la sorpresa y la nostalgia.

Pero no todo es perfecto en esta película. A pesar de sus numerosos aciertos en el tono y las actuaciones, El viaje de sus vidas dista mucho de ser una película sobresaliente, pues formalmente no destaca en nada (tampoco lo pretende). Verzì acierta en dejar el discurso a los personajes y no dar espacio a la vanagloria de sí mismo ni del director de fotografía Luca Bigazzi, que rema a favor de la causa (la de mostrar una película sencilla, sin florituras) y nos deja un juego de luces tan rutinario como la realización, pues tampoco pidamos que, tras trece filmes y veintitrés años de carrera, el director de la película que nos ocupa se convierta en su compatriota Fellini o su coetáneo Sorrentino. La trama tampoco es original; la hemos visto en muchas (y mejores) películas. Todo esto hace que pensemos que sin el buen hacer de Helen Mirren y Donald Sutherland, en lugar de pasar por FIESTAS como Venecia o Toronto, probablemente hubiese pasado directamente por las televisiones en horarios de las SIESTAS. Afortunadamente, los dos maestros hacen que este viaje llegue a su destino, el de la película y el de los personajes.