‘El Club de los Buenos Infieles’: “Una divertidísima comedia sobre el valor de la amistad en tiempos de crisis personal. Como si los chavales de Cuenta Conmigo se juntaran de adultos sin el filtro social del cuarentón medio.”

Valoración: 4 Butacas sobre 5

El último fin de semana de Marzo llega a las carteleras EL CLUB DE LOS BUENOS INFIELES, una película que a priori podría parecer una nueva comedia llena de gags recurrentes y estereotipados del garrulismo más atroz con el hombre como elemento pueril que utiliza a la mujer como juguete aburrido e intercambiable.

¿Pues saben qué?

Nada más lejos de la realidad.

Nos encontramos ante un guion de Lluis Segura, Enric Pardo y Sara Alquézar que arriesga y mucho. Tremendamente emocional y abrumador, si leemos entre líneas el ahogo existencial que desprende.

Si, lo sé,  se usa la palabra infieles y su reparto es 100% masculino en una época de lucha por los derechos y el respeto por la figura de la mujer, ¿Y qué pasa?

Dejando a un lado el hecho de que la película se pertrecho hace 4 años sigo preguntando ¿Y qué pasa?

Me lo digo a mí mismo que dejándome arrollar por esta corriente del prejuicio pro-igualitario venía con poquitas ganas al cine, y me pregunto ¿Habría sido así hace 1 año o 5 meses?  Lo que sé es que he tenido que ser derrotado por la propia película, una comedia fundamentada en un drama profundo que seguro empatizará con el vacío que muchos y muchas sienten y del que pocos y pocas hablan.

Este falso documental es un canto a la amistad, que nos dice que cuando no te tienes ni a ti mismo lo que siempre queda son los verdaderos amigos.  Porque ellos igual te comprendan más a ti que tú mismo.

El reparto está de matrícula, todos y cada uno de los actores. No es una película de carcajadas pero si te grabaras a ti mismo descubrirías que no has dejado de sonreír en sus 86 minutos y eso es digno de elogio.

Máxime aún cuando descubres que es una película rodada en apenas 3 semanas con el estrés técnico y artístico que eso supone. ¿La única forma de salvarlo? A través de una química que traspasa la pantalla y la figura de un director como es Lluís Segura que ha sabido convertir los contras en pros en el resultado final.

Ojalá el boca a boca consiga derruir no sólo los prejuicios que per se generará, sino los que su propia promo entre trailer y carteles no sé por qué se empeña en acentuar aún más. Insisto, esto no es RESACÓN EN LAS VEGAS + MATRIMONIADAS. No amigos y amigas. Esto es mucho más. A mi me ha derrotado.

¿Te dejas derrotar tú también?

El momento es ahora. Joder, ya te digo si es ahora. Más que nunca. Porque la infidelidad es historia de la civilización, sigue absurdamente siendo tabú, es un mal o un bien, cómo pretende hacernos reflexionar el film,  sin géneros… esta película elige uno. El de los hombres. Y me debo repetir a mí mismo: ¿Y qué coño pasa? ¿Y qué cojones pasa?

A reírse, es lo que nos dice. Riamos de los tristemente imperfectos y perdedores que seguimos siendo todos. A ser posible, riamos en compañía de aquellos que nos quieren, con nuestros defectos y con nuestras virtudes. Y nunca mejor dicho, olvidemos nuestros prejuicios.