Los pantanos de Cádiz, al 70% de su capacidad tras las últimas lluvias

Pantano de Bornos Foto: Cadiz Junta

Tras las lluvias de las últimas semanas, los pantanos de la provincia de Cádiz se encuentran ya casi al 70 por ciento de su capacidad, con 1.265 hectómetros cúbicos, frente a los 1.081 con los que contaban hace un año, según han indicado desde la Consejería de Presidencia de la Junta.

El delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Ángel Acuña, ha visitado esta mañana el pantano de Bornos, que en estos momentos se encuentra al 82,5 por ciento de su capacidad y no desembolsa agua desde ayer por la mañana.

Allí, el delegado ha aprovechado para recordar la importancia que tiene la gestión de los embalses para regular el caudal de agua que llega a las poblaciones y así evitar avenidas y anegaciones mucho mayores.

“Los pantanos no tienen responsabilidad alguna en las inundaciones, sino que por el contrario han sido los que han logrado que esas anegaciones no hayan sido peores a pesar de las intensas lluvias, que han superado todas las previsiones”, ha defendido Acuña, poniendo como ejemplo la situación del pantano de Bornos, al que le estaban entrando 700 metros cúbicos por segundo cuando estaba casi al 90% de su capacidad, y que ha estado desembolsando 100 metros cúbicos por segundo.

“Eso quiere decir que hay 600 metros cúbicos que se están quedando dentro del pantano para poder ir soltándolos poco a poco, evitando que lleguen de golpe a la Campiña de Jerez. Pero para que podamos hacer esa suelta de agua controlada es fundamental que el pantano no esté totalmente lleno y tenga una zona de seguridad con la que poder absorber la siguiente avenida de agua y que no llegue directamente”, ha recalcado el delegado, que ha querido añadir que “si el pantano de Bornos no hubiera existido, o el de Arcos, a Jerez y a sus campos le hubieran llegado 700 metros cúbicos por segundo, y el daño se hubiera multiplicado por siete”.

“Somos conscientes de que hay situaciones complicadas en las zonas inundadas, pero sería mucho peor si el pantano estuviera totalmente lleno, sin posibilidad de actuar en caso de nuevas lluvias y dejando ir Guadalete abajo 700 metros cúbicos por segundo de agua”, ha enfatizado.

El delegado de Medio Ambiente también ha querido agradecer públicamente el trabajo realizado durante las 24 horas del día durante las últimas semanas por el personal del Servicio de Aguas de la Delegación Territorial y de la Dirección General de Infraestructuras de la Consejería de Medio Ambiente. En este punto, ha dejado claro que “su labor es fundamental controlando en primera instancia los pantanos para que estén en disposición de absorber nuevas avenidas de agua que se puedan soltar progresivamente, para después controlar los ríos. Ese control no puede ser del río al pantano, ya que si no tenemos controlado el pantano jamás podrá controlarse el río”.

Acuña ha detallado que las comarcas de la Sierra y de la Campiña ha habido precipitaciones históricas, ya que los 247 litros por metro cuadrado registrados en Jerez entre el 1 y el 19 de marzo no se conocían desde el año 1946. En la misma línea, ha recordado que en ese mismo periodo en la Sierra han caído 1.132 litros, “por lo que si lo comparamos con el año 2010, cuando en esa zona cayeron 900 litros, podemos afirmar que pese a que ha llegado muchas más agua las consecuencias de esas lluvias han sido mucho menores que entonces”. Acuña ha añadido que “esto es consecuencia de que se ha hecho previamente un trabajo muy importante de limpieza del Guadalete y de los arroyos del término de Jerez, con una inversión que roza el millón de euros”.

Demolición del antiguo azud de La Corta

Respecto a la situación del río Guadalete, el delegado de Medio Ambiente ha explicado que continúa su tendencia descendente, y que esta mañana en la zona de la Junta de los Ríos y La Barca ya se notaba esa bajada de la cota (a esta hora está por debajo de los 5,45 metros).

Del mismo modo, hoy han comenzado los trabajos para demoler en la barriada rural de La Corta en Jerez antiguo azud, un muro de los años 50, que está dificultando que el desagüe de las zonas inundadas se realice correctamente ya que está haciendo de freno al paso del agua.

“Desde la Junta vamos a hacer todo lo posible para beneficiar a esos vecinos y vecinas, y si como se ha comprobado el antiguo muro impide la evacuación del agua lo vamos a derribar lo antes posible, antes de que vuelvan las lluvias del fin de semana, para que las situaciones de nivel alto del río duren mucho menos tiempo”, ha apuntado Ángel Acuña.