‘El Justiciero’: “Si Venías a por esto, tranquilo, que Bruce Willis y Eli Roth te dan 2 tazas”

Valoración: 3 Butacas sobre 5

Y así es. Porque este homenaje al clásico del señor Bronson no se anda con adaptaciones a las corrientes sociales, con cogérsela con papel de fumar o con pretender darte un mensaje filosófico camuflado entre hostias. No, la premisa es sencilla. No me toques lo mío que te tiro un coche en lo alto de la cabeza, literal.

Para debatir desde la misma premisa ya tenemos otros títulos de corte más experimental como LOS ELEGIDOS o más blockbuster reflexivo como LA EXTRAÑA QUE HAY EN TI.

Pero Bruce dice, “mira, ya me he rapado del todo porque me cansé de disimular que estoy calvo así que no voy a engañarte, el Oscar ya sé que no me lo van a dar, pero a repartir guantazos con media sonrisa no me gana nadie, así que Rock&Roll y a tomar por culo”.

La película parece incluso reírse sin problema del propio género, el guion no puede ser más plano y aposta además, pero sonríes igual que Bruce. Sonríes porque como ya hizo Charles, Clint y Bruce (Lee, no Willis) decide contentarse sin complejos con la premisa básica de la venganza, de la justicia de la calle, con ese “más rápida es mi bala que tu burocracia policial” y ese “no haberme tocado los huevos que yo estaba tranquilito en casa”.

El que es malo es malo y merece un tiro, sé que hay una justicia hecha para que no juguemos a ser dios  … ¿pero sabes qué? que me lo cuentas cuando violen a tu hija y la dejen en una cuneta. Ojo, esa no es mi opinión, siempre hablo de lo que la propuesta nos viene a decir.

En una época como la que estamos viviendo en nuestras fronteras con el debate de la famosa prisión revisable y donde fuera de ellas el mundo sigue igual de enfermo, con terroristas que asaltan un centro neurálgico, con violadores perturbados y madrastras asesinas y con adolescentes pijos que agarran una metralleta y matan a sus compañeros porque piensan que la sociedad les debe algo, es peligroso este mensaje, muy peligroso. Aún más de una manera tan zafia.

Pero los de las productoras no son tontos y saben que también es el mejor momento para alimentar a las bestias sedientas de justicia y a aquellos que dejaron de creer en un sistema basado en recompensa para el honrado como en MATAR A UN RUISEÑOR.

“Ni tiempos ni leñes, es histórico que con dos hostias le quitas la tontería a cualquiera”, nos dice Bruce Willis.

Yo le contesto “Ya Bruce, pero la violencia engendra violencia”…

Pero Bruce nos contesta “pues si después de las dos hostias viene el imbécil con un machete pues ya le saco yo la metralleta y a tomar por culo”…

Ya Bruce pero…

Y así nos podríamos tirar años en el más antiguo de los debates.

No te engaño.

¿Te gusta que un señor al que le joden la vida agarre una pistola y devuelva el equilibrio a la balanza para poder sonreír en la cara ensangrentada del estereotipo de asqueroso destroza-familias antes de su muerte?

Pues saldrás diciendo: ole tus huevos Bruce.

Ni más, ni menos.