Los servicios de limpieza recogen más de 114.000 kilos de basuras durante la Semana Santa

Basuras bajo los palcos de la Semana Santa de Jerez. Foto: Álex González Morillo

 

Una vez acabada la Semana Santa de Jerez, ha tocado hacer balance. La alcaldesa, Mamen Sánchez, ha valorado de forma positiva los datos arrojados en el sector turístico, donde la media de ocupación hotelera ha alcanzado el 72,57 por ciento, según datos de la Oficina Municipal de Turismo. Datos positivos que se han visto reflejados en la afluencia de público que ha asistido a la Semana Santa jerezana.

La alcaldesa ha declarado que “Jerez por méritos propios puede ser perfectamente declarada de Interés Turístico Internacional, pero hay un expediente que debemos completar y estamos trabajando estrechamente con la Unión de Hermandades para cumplir con los requisitos”.

Recogidas más de 114 toneladas de basura 

El desmontaje de los palcos ya ha comenzado y ha dado pie a que se reabra el tráfico en viales esenciales para el tráfico como la calle Honda o la Alameda Cristina, que ha vuelto a recuperar su circulación habitual.

Entre estos datos positivos, destacan, sin embargo, los 114.857 kilos de residuos que los servicios municipales de limpieza han recogido desde el Domingo de Ramos hasta el Sábado Santo. Casi 115 toneladas de basuras que -a pesar de los trece puntos de máxima afluencia en los que el Ayuntamiento había colocado contenedores de 100 litros- no ha evitado que bajo los palcos de la Carrera Oficial hayan aparecido los restos de basuras acumuladas durante los días en que ha habido procesiones y que serán recogidas por la plantilla de limpieza.

Por otro lado, el Servicio Municipal de Autobuses Urbanos ha registrado un total de 89.157 viajeros durante la Semana Santa 2018, según los datos provisionales del informe de balance, y que suponen “el tercer mejor resultado en número global de viajeros en el Autobús Urbano de la última década durante Semana Santa”, tal y como ha indicado el delegado de Movilidad, José Antonio Díaz.

A pesar de estos datos, 2018 ha registrado un 3 por ciento menos de viajeros que durante la Semana Santa de 2017, en concreto, 2.784 viajeros menos. “Estamos casi en los 90.000 viajeros y el Servicio de Autobuses Urbanos es valorado por la ciudadanía como medio idóneo de movilidad en unos días en los que lógicamente hay mayor saturación de tráfico por el corte obligado de las calles del centro”, ha valorado Díaz.

El delegado municipal ha asegurado que aunque los datos son positivos, “han estado condicionados por la climatología inestable y variable”. “Hay que recordar las lluvias del sábado y los chubascos que coincidieron con el primer turno del Domingo de Ramos. También hubo suspensión de desfiles procesionales en la Madrugada del Jueves al Viernes y en la misma noche del Viernes hubo variación del recorrido de distintas Hermandades. Ello influyó en la movilidad ciudadana”, ha apuntado José Antonio Díaz.