El Ayuntamiento de Jerez y el efecto dominó

Según wikipedia el “efecto dominó” o “reacción en cadena” es “el efecto acumulativo producido cuando un acontecimiento origina una cadena de otros acontecimientos similares”. En el fondo se trata de una serie de conexiones causales (causa y efecto) que van concatenadas y que pueden servir perfectamente, en el caso que nos ocupa, para explicar la situación actual de descuido, alta tasa de desempleo y desánimo que cunde en nuestra querida ciudad de Jerez.

Hay un par de datos que explican claramente la difícil situación económica actual del Ayuntamiento:

Por el lado de los ingresos, un sonrojante 12% de los derechos otorgados a esta Ciudad y que no se cobran, estamos hablando de una cifra de aproximadamente de 20 millones de euros que dejan de entrar anualmente en las arcas municipales por falta de una gestión adecuada, sí, 20 M. de €, nada más…y nada menos. Si a esto le unimos que la quinta ciudad en número de habitantes de Andalucía, con más 1.700 empleados municipales,  no es capaz de gestionar sus ingresos directamente y  tiene subcontratada una parte muy importante de esa gestión fundamental de cobro a la Diputación Provincial, que en principio no está para prestar servicio a Ayuntamientos tan grandes como Jerez y que, además y como es lógico, cobra por prestar estos servicios, empezamos a entender uno de los principales problemas.

Por el lado de los gastos, tenemos el pago a los proveedores que trabajan para el Ayuntamiento de Jerez, en su inmensa mayoría autónomos, pequeñas y medianas empresas, cuyo periodo medio de pago,  según los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda, es de unos sonrojantes 284 días (y con tendencia a empeorar) cuando la Ley de Morosidad vigente establece un plazo máximo de pago de 30 días, situando al Ayuntamiento de Jerez en uno de los puestos más altos del ranking de morosos de España, dudoso honor.

Con estos dos datos ya podemos poner en marcha nuestro particular “efecto dominó”:

-.El Ayuntamiento no cobra todo lo que factura.

-.Como consecuencia de lo anterior sus ingresos disminuyen y su situación de tesorería empeora al tiempo que debe recurrir a la financiación, lo que le supone costes añadidos.

-.Como consecuencia de lo anterior intenta financiarse con sus proveedores y conseguir nuevos ingresos vía impuestos, ¿cómo? Pagando tarde, mal y a veces nunca y como “premio” añadido incrementándoles la presión fiscal vía I.A.E. (Impuesto de Actividades Económicas). Recordemos que esos proveedores son los autónomos y “pymes” de esta Ciudad que prestan servicios para el Ayuntamiento.

-.Como consecuencia de lo anterior el período medio de pago del Ayuntamiento a los proveedores continúa creciendo y eso, unido a la mayor presión fiscal, significa que muchos de estos proveedores, reitero una vez más que son, en su mayoría, autónomos y pequeñas empresas, sufren problemas de tesorería y tienen que acudir a los bancos para financiarse (los que puedan, que no son todos),

-.Como consecuencia de lo anterior sus resultados se ven mermados o entran directamente en pérdidas, su situación económico-financiera se complica o se hace  insostenible, tienen que adoptar medidas de ajuste o, lo que es peor, despedir a parte de su plantilla.

-.Como consecuencia de lo anterior el consumo interno de la Ciudad se resiente y ese efecto dominó termina por alcanzar a muchas otras pequeñas empresas y pequeños negocios de nuestra Ciudad que entran en el mismo bucle.

-.Consecuencia última: más paro, más precariedad laboral y mayor pobreza.

Llegados a este punto es de suponer que más de un lector se preguntará: ¿Hay solución para detener este efecto dominó, esta reacción en cadena tan perjudicial para el futuro de Jerez?

La respuesta es “sí”, claro que la hay, y esa solución pasa por la GESTIÓN, con mayúsculas, por poner el futuro de la Ciudad en manos de personas con capacidad y con experiencia en gestión, que sepan planificar, priorizar, administrar y potenciar los recursos del Ayuntamiento, tanto los humanos como los materiales, que no son ‘pocos, y facilitar la inversión y el emprendimiento y de forma mucho más concreta, como Cs Jerez propuso en su momento, dedicar los recursos municipales necesarios para mejorar los ratios de cobro en aplicación práctica de la metodología para la mejora continua desarrollada por el profesor Deming hace ya varias décadas y que tan buenos resultados de gestión ha ofrecido  en empresas y corporaciones (P.D.C.A.: Plan, Do, Check, Act): Planificar, hacer, controlar y actuar (tomar medidas).

Por eso, mientras otros están más preocupados por remover el pasado, por cambiar nombres de las calles, quitar estatuas o cualquier otra ocurrencia similar, en Ciudadanos preferimos centrarnos en lo que verdaderamente importa, en el futuro económico de esta Ciudad. Ya se sabe, “sin dinero no hay Rock & Roll”.

No será una tarea sencilla pero siempre he pensado que, cuando el camino a recorrer es largo y tortuoso, como en la canción de los Beatles, lo mejor es comenzar a andarlo cuanto antes.