Sanlúcar se mira en Vitoria para trazar el futuro de la conexión entre Barrio alto y Barrio bajo

Foto: Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda

El modelo de ciudad de Vitoria sirve como espejo a Sanlúcar de Barrameda para el diseño de una de las obras más importantes en materia de infraestructuras que se verán en la ciudad. La conexión entre el conocido Barrio Alto y el Barrio Bajo se renovará al completo gracias a la Estrategia de Desarrollo Sostenible Integrado ‘Sanlúcar 2020’, el proyecto por el que Sanlúcar de Barrameda podrá recibir fondos europeos para mejorar las infraestructuras de la ciudad.

El Consistorio ya ha encargado a los técnicos municipales los primeros estudios y proyectos y se están analizando las distintas alternativas para la implementación de mecanismos de mejora de la conexión en la zona conocida como La Barranca. La actuación se localiza en la Cuesta de Belén, en el entorno de la Covachas y la Plaza de Abastos. Ya se han iniciado los trabajos de redacción del proyecto, considerando la diferencia de cotas entorno a los ocho metros de desnivel y las diferentes propuestas de diseño en función de su ubicación definitiva, la incorporación de dichos dispositivos mecánicos y la definición de una nueva alineación del espacio rodado.

Vitoria, espejo para Sanlúcar

Para apoyar estos trabajos los técnicos de la Gerencia de Urbanismo se desplazaron recientemente a la ciudad de Vitoria, en la que los responsables del Ayuntamiento de esa ciudad les trasladaron de primera mano la valoración de la experiencia que ha supuesto para la ciudad la ejecución de actuaciones similares a la que se está estudiando para nuestra ciudad, así como los detalles técnicos del proyecto.

Entre los objetivos prioritarios del diseño de la nueva Cuesta de Belén, primarán la contemplación del entorno patrimonial formado por el Palacio Ducal, Las Covachas, el antiguo convento de la Merced y el Palacio de Orleans, actual ayuntamiento de la ciudad, dando una nueva funcionalidad al entorno del mercado, uno de los mayores centros de atracción y actividad comercial del centro histórico, incorporando nuevos valores y resaltando sobre todo los valores patrimoniales de tan singular enclave pero sobre todo se plantea la mejora de las condiciones de accesibilidad y conectividad peatonal entre ambas zonas de la ciudad.