Butaca y ButacónProgramas

Juego de Infiltrados

0

Valoración: 3 Butacas sobre 5

Tras guionizar esa propuesta de acción de gran éxito taquillero llamada Objetivo: Londres, Christian Gudegast da el salto a la dirección con otra película protagonizada por Gerard Butler: Juego de ladrones (Den of thieves, 2018). Si aquella película de 2016 apostaba por la acción pura y dura con el tema político como telón de fondo, aquí Gudegast, que también es guionista y productor (y se nota, para bien y para mal), opta por crear una historia de espías, policías y ladrones con un tono más dramático, dejando las escenas de disparos para la primera secuencia y el último tramo de cinta, algo que es de agradecer en el panorama cinematográfico actual, donde las películas más taquilleras también son las más descerebradas.

Pero el intento de apartarse del cine de acción convencional no es suficiente para que podamos considerar la película de Gudegast como un producto notable, pues no deja de ser eso, un intento de originalidad que no hace sino copiar y pegar argumentos ya vistos en Infiltrados (Martin Scorsese, 2006) o en el film del que partía esta misma: Infernal affairs (Andrew Lau, Alan Mak, 2002), por poner sólo algunos ejemplos. No obstante, y dejando a un lado la originalidad o falta de ella por parte de Gudegast, Juego de ladrones funciona mejor, precisamente, cuando se acerca al drama que cuando intenta ser James Bond o Jason Bourne. Y son Gerard Butler (RocknRolla, 2008) con su carisma y su buen hacer, y O´Shea Jackson Jr (Ingrid Goes West, 2017) con la frescura adquirida en su carrera de rapero, los que sostienen la película y la salvan del desastre absoluto. Pues hay que reconocer que con otros actores, esta película de excesiva duración (140 injustificables minutos) habría sido más tediosa de lo que ya es. Es cierto que estamos hablando de un director debutante, pero alguien debería decirle a Gudegast que en el cine existen la elipsis y el ritmo, aspectos que el cineasta estadounidense dejó en casa antes de llevar a cabo el proyecto que nos ocupa. Pero, obviamente, si eres el productor, guionista y director de la película, tendrás una libertad que, en manos equivocadas, puede lastrar la totalidad de un film. Aunque también es cierto que esa libertad suele traducirse en un estilo propio, cosa que en esta ocasión no ocurre, pues, aunque Juego de ladrones tiene un empaque interesante, un estilo dentro del género, no podemos hablar de estilo propio ni en dirección ni en guion, pues no aporta nada que no hayamos visto antes, ni a nivel visual ni a nivel argumental.

Todos estos errores, la excesiva duración para una película de acción de estas características, la innovación estructural (no sigue, afortunadamente, los esquemas típicos de la Acción actual) pero no argumental y la sensación de reiteración, lentitud y la falta de elipsis y de ritmo, hacen de este film un producto imperfecto, aunque hay que reconocer ciertas virtudes: que está a un nivel por encima del género visto en la década en que vivimos, que Gerard Butler nos regala un nuevo registro de chulo que le queda como anillo al dedo, que O´Shea Jackson Jr es un actor a seguir y que sus escenas de acción están bien rodadas, aunque poco importa si mueren algunos de los personajes, pues uno no llega a empatizar realmente con ninguno de ellos.

En definitiva, con sus luces y sus sombras, el debut de Christian Gudegast es una película recomendable para los amantes del cine de acción, los fans de Gerard Butler y las películas de espías y agentes dobles, pues no deja de ser una película de infiltrados.

 

Te gustará también

Comments

Comments are closed.