La segunda temporada de ‘Occupied’, al completo en el servicio bajo demanda de Movistar +

Movistar + sigue aumentando la calidad de sus productos. Todos los episodios de la T2 de ‘Occupied’ ya están disponibles en DUAL en el servicio bajo demanda de Movistar+, junto a la T1.

Además, con motivo del estreno de la segunda temporada de ‘Occupied’, Movistar+ ha hablado con el periodista de El País Guillermo Altares, la agregada cultural de la embajada de Noruega Lotte Katrine Tollefsen y el profesor de Comunicación Audiovisual de la Carlos III Rubén Romero Santos sobre la impronta del escritor Jo Nesbo en la serie y la conexión de ésta con la actualidad.

‘Distopia Nórdica’

En un futuro cercano, Noruega sigue sufriendo las consecuencias, cada vez más evidentes, de la ocupación “pacífica” llevada a cabo por Rusia para garantizar la producción de petróleo que el gobierno noruego decidió reducir en favor de las políticas para el cambio climático.
En la segunda temporada, la ocupación ha alcanzado nuevos niveles de tensión: en el norte del país ha estallado un conflicto armado entre la Guardia Costera de Noruega y una empresa de seguridad rusa a cargo de las instalaciones petrolíferas de Melkoya. Ambos tienen sus respectivas armas apuntándose y ninguno parece dispuesto a bajar el cañón. La tensa situación provoca una cadena de conflictos con graves consecuencias a nivel político y también a nivel personal para todos los protagonistas. Mientras la bandera rusa ondea en el parlamento, noruego, políticos, periodistas y ciudadanos deben elegir entre colaborar o resistirse.

‘Occupied’ es una idea original de Jo Nesbo, uno de los principales escritores de novela negra, superventas en España. Se inspiró en lo que sucedió en Noruega durante la ocupación nazi, donde gran parte de la población o colaboró con o se adaptó a la invasión; sin embargo, hoy se recuerdan solo los héroes que la combatieron.

La serie  cuestiona los fundamentos de las democracias occidentales, que se dan por sentado pero actualmente se están poniendo en duda. Juega con una idea ficticia pero muy cercana a la realidad europea actual. Además, plantea un interesante dilema moral para los protagonistas: ¿y tú qué harías? ¿dónde te posicionarías, contribuirías o te revelarías?