Máster en Economía y Eficiencia Energética ¿150-123 =110?

Foto facilitada por Levantemos El Puerto

El Máster por supuesto no es para el PP que ya van sobrados, en este caso se lo regalamos nosotros a nuestro gobierno municipal PSOE-IU.

La semana pasada el gobierno publicó una grata noticia para nuestro ayuntamiento, en lo que llevamos de legislatura se han pagado 123 millones de euros. Como cuando comenzó la legislatura teníamos 150 millones de euros, las cuentas son fáciles nos quedarían 27 millones de euros. Pero obviamente no, la cifra real de deuda que queda para los que no lo sepan son unos 110 millones de euros. Claramente el titular era engañoso y no explicaban ciertas cosas como la regeneración de deuda sobre la marcha. Pero la noticia, aunque engañosa es muy positiva.

Lo normal hubiese sido explicar esto o sacar un titular más acorde con la verdadera noticia. Algo como ‘Hemos bajado del 110% de endeudamiento’ esa era la verdadera noticia, porque al bajar esa cifra que el Ministerio tenía fijada como listón, podremos optar a diversos programas de financiación a los que antes no podíamos, se van abrir puertas al Ayuntamiento que ante nuestro ministro Montoro tenía cerradas.

Y cuál es la primera puerta a la que solicitamos la llamada, la de la Eficiencia Energética. En el 2016 cuando estábamos en el gobierno trabajando de manera transversal las áreas de fomento, infraestructura y economía, se preparó y solicitó al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) un programa de ayudas para la renovación de las instalaciones de alumbrado exterior municipal para la eficiencia energética donde hubiésemos optado a una ayuda de 4 millones de euros, la cual nos hubiese supuesto un ahorro económico anual de 2 millones de euros.

Reducción de las emisiones de CO2 y del consumo de energía final, sustitución de los actuales equipos de alumbrado por luminarias de mayor rendimiento, por fuentes de luz de mayor eficiencia y por equipos electrónicos que permitan reducir el consumo de energía eléctrica en alumbrado en al menos un 30%, reducción de la contaminación lumínica, mejora de la calidad reflectante y direccional de las luminarias o la regulación del flujo luminoso de los puntos de luz que permitan su variación a lo largo de la noche en función de las necesidades y reduciendo la emisión de luz hacia otros espacios ajenos al objeto de la iluminación. Con estas actuaciones se adecuan los niveles de iluminación, excesivos en muchas calles de nuestros municipios, a las necesidades reales de este servicio público, consiguiendo, además, una importante reducción del consumo de electricidad.

El ministerio de forma injusta nos lo negó hace dos años por no cumplir con el 110%, ahora que sí cumplimos, que ya dejamos el trabajo hecho, pedimos al gobierno que opte a los 4 millones del segundo plan que sigue vigente en estos momentos.