No dormirás (o si)

Valoración: 3 Butacas sobre 5

Cuatro años después de Dios local, el cineasta argentino Gustavo Hernández vuelve a su género predilecto, el thriller, con No dormirás, una cinta con un pie en lo real y otro en lo onírico, con una mano al volante y otra en el caos, pues su interesante premisa hace que la primera mitad de metraje despierte y mantenga el interés del público (sobre todo aquel que no esté acostumbrado a este tipo de historias) pero su segunda parte, un tanto caótica y confusa, desinfla un conjunto que prometía mucho más de lo que finalmente nos deja.

 

El tema principal del film, el insomnio prolongado y el límite de la razón, el arte y la creación es, a la postre, lo que quedará en la mente del espectador, pues Juma Fodde, con su guion, nos sumerge en el terror más mundano (el cortante y asfixiante ambiente del orfanato donde se desarrolla la acción traspasa la ficción para impregnar su aire gélido en la piel de los actores y el público) y más ilusorio (la pesadilla donde se adentra la protagonista interpretada por Eva De Dominici) al mismo tiempo. Por su parte, Gustavo Hernández, con su realización tan bienintencionada en algunos planos como conformista en otros, deja destellos del mejor cine fantástico hispanoamericano que tan prolífico ha sido (y sigue siendo) en los últimos años. También del más común e irregular. Irregular porque en la primera mitad no dudamos en darle la mano al personaje de Bianca (Eva De Dominici) e internarnos en su odisea, pues la intriga de cómo va a acabar todo no nos deja mirar a otra parte. Por desgracia, en su segunda mitad, cuando nos introducimos en la vorágine que nos propone, a cada minuto más loca y enrevesada, nuestra mente desconecta, como si no quisiera mantenerse despierta 105 horas (o los 105 minutos que dura la película). Y el final, por poético y abierto que quiera ser, no salva un buque que, pese al fuego, se mantiene a flote gracias al combustible que le impregnan sus primeros cuarenta minutos.

 

También se mantiene en pie gracias a unas magníficas intérpretes que trabajan a favor de obra desde los primeros compases de metraje. A destacar la siempre incontestable Belén Rueda en su personaje más extremo de los últimos años, Natalia de Molina, que, sin acaparar muchas escenas se antoja una pieza clave en la historia, la debutante en el largometraje María Zabay, que promete una larga carrera por delante, y Eva De Dominici, la gran protagonista de la cinta, que sostiene con mucha soltura y credibilidad tamaña función.

 

Y si al elenco le añadimos una fotografía tenue y sublime que contribuye a adentrar al público en lo más oscuro del ser humano y unos efectos especiales más que solventes, nos queda una pieza de género digna de disfrutar y, pese a su irregularidad, bastante recomendable tanto al amante del cine fantástico como al que sea espectador asiduo de otros estilos (tal vez estos últimos la encuentren menos manida). Y es que No dormirás, número 1 en taquilla en Argentina y habiendo cosechado múltiples premios en diversos festivales, está llamada a ser una de las sorpresas de la temporada en nuestro país.