“El PP, los inmigrantes y los pobres de aquí”

¿Se han dado cuenta que desde que el Partido Popular abandonó el gobierno central no paran de salir noticias relacionadas con la inmigración? Las llegadas de pateras a nuestras costas si bien siempre han estado ahí y se les ha dedicado minutos en televisión, ahora abren telediarios y se centra el debate en torno a eso. Hay un claro interés en presentar este fenómeno, que no es reciente, como una auténtica invasión y alarmar con ello a la ciudadanía. Y en estas está el Partido Popular y su ‘prensa afín’.

En la ciudad de Jerez tuvimos hace semanas un episodio lamentable, cuando el señor Saldaña cuestionó la atención de emergencia hacia unos inmigrantes diciendo que “los nuestros primero” y aún más grave el intento de crear una alarma social y sanitaria por parte de su ‘panfleto sensacionalista’.

Pero sin irnos muy lejos en el tiempo, el pasado 24 de julio el señor Rafael Hernando vía Twitter, achacaba la llegada de unos ciudadanos de Bangladesh a las costas andaluzas a “la demagogia e irresponsabilidad del gobierno”, a lo que fue respondido de manera brillante por el periodista Antonio Maestre, enlazando una noticia con la llegada de ciudadanos de dicho país en julio del año pasado, cuando gobernaba su partido.

En cuanto a las palabras de Saldaña de “los nuestros primero” o del tipo “con la de pobres que hay aquí”, hay un goteo que cala y mucho, y por eso lo hacen. Pero, ¿se preocupan estos señores de los pobres de aquí o solo cuando hay inmigrantes de por medio?

Podríamos recordar que no ha sido la atención a los enfermos, dependientes o parados una de las prioridades de este gobierno último. Si han tenido que elegir por ejemplo entre recortar los subsidios de desempleo, becas, ayudas al alquiler o combatir el fraude fiscal y aumentar la progresividad de los tributos, apostaron claramente por lo primero.

Y en estas el gran partido conservador español, tan preocupado por los pobres nacionales, ha elegido a un nuevo presidente. Por si no lo conocen lo suficiente o se han quedado solamente en su facilidad para aprobar asignaturas, yo lo describiré brevemente, ya que sigo su trayectoria desde hace años.

El señor Casado es un político que en pleno estallido de la crisis proponía cosas como la supresión del salario mínimo interprofesional, de los convenios colectivos, de los representantes de los trabajadores en las empresas, “flexibilidad laboral”, defendía un claro adelgazamiento del sector público y despreciaba a aquellos que vivían de “papá Estado”.

Pudiera ser que estas propuestas fueran realizadas al calor de una efervescente rebeldía juvenil, aunque de signo derechista, pero no parece ser que se haya moderado precisamente. Aun así parece evidente que no son los pobres y en beneficio de ellos a los que iban dirigidas sus propuestas de entonces. Pero tampoco las de ahora.

Este 28 de julio el señor Casado ha propuesto suprimir el impuesto de Patrimonio y de Sucesiones, el de Donaciones si hubiera parentesco y bajar el IRPF y Sociedades. ¿Ha apostado el PP por mejorar las condiciones de vida de trabajadores y parados? No, han propuesto reducir los impuestos a los que más tienen, limitando con ello la capacidad del Estado para poder efectuar políticas redistributivas y de mejoramiento de los servicios públicos.

En democracia es perfectamente legítimo ser de derechas y “mucho de derechas”, pero intentar provocar un enfrentamiento entre pobres autóctonos e inmigrantes, y más con estas artes, es despreciable.

Metan toda la caña que quieran al gobierno, están en su derecho como oposición, pero no hablen de “los pobres de aquí” para crear odio cuando es evidente que les importan un carajo.