Butaca y ButacónProgramas

‘Solo’: El Agobiante y Efectivo relato de Stuven

0

Valoración: 3 Butacas sobre 5

Pocas películas españolas pueden calificarse en el tan desprestigiado género de “películas de supervivencia”. Internacionalmente, nos podemos encontrar con las renombradas y premiadas El renacido (en la que DiCaprio casi se deja la vida por conseguir su Oscar), 127 horas (en la que James Franco demostró que era más que una cara bonita y polémica) o Naufrago (en la que Tom Hanks nos demostró que podía interpretar prácticamente cualquier papel). Nacionalmente, el tsunami comercial que supuso Lo Imposible dio pie a que este genero se consolidase en nuestro país. Hoy, la nueva película de Hugo Stuven nos devuelve este género tan incomprendido en nuestro país con Solo.

Solo nos lleva a pantalla grande un hecho real, ocurrido en septiembre del 2014, en el que Álvaro Vizcaíno, un chico de 38 años, se precipitaba por un acantilado. Álvaro, durante la hora y media que dura la cinta, no solo tendrá que saber sobrevivir a sus heridas y a las fuerzas de la naturaleza que amenazan con acabar con su vida, sino que también tendrá que enfrentarse a su soledad, a sus decisiones y a los fantasmas que le atormentan, en un film que te tendrá temblando en el asiento.

Pero Solo tiene un gran maestro de orquesta. Hugo Stuven, director de la reconocida Anomalous, sabe muy bien cómo manejar y contar la historia, con unos planos que consiguen meterte en la situación que vive Álvaro y que crean ese ambiente de angustia, desolación y tensión. Stuven sabe como hacer las cosas, y está consiguiendo un sitio privilegiada en el presente (y futuro) del cine español.

Para encarnar el surfista tenemos al más que conocido Alain Hernández, cuya interpretación, salida directamente de las entrañas, cumple su objetivo de transmitirnos la angustia y soledad (en todos los ámbitos) de su personaje. Logra comerse la pantalla en cada plano del film, en especial en las escenas en las que se encuentra en situaciones límite o en las que nos proporciona una buena dosis de emoción y sensibilidad.

Por otro lado, nos encontramos a la siempre solvente Aura Garrido, cuyo personaje, a pesar de tener un rol menor en el desarrollo de la película, consigue transmitirnos esa dulzura y ese amor que siente (o sentía) por el personaje de Alain. Sin embargo, su personaje no deja de ser un mero acompañamiento, sin conflicto y con la función de ser el salvavidas de Álvaro. A pesar de eso, Aura consigue que nos fijemos en ella y en sus ojos en cada momento en el que aparece en pantalla, y que la escuchemos hablar como si cada palabra fuese fundamental en el desarrollo de la película.

Solo cuenta con una bienintencionada introducción que nos cuenta los problemas y tormentos que tiene el personaje de Álvaro, pero llega un momento en el que esa pausada introducción, alimentada con numerosos flashbacks y “flashforwards” con el personaje de Garrido, dificulta el desarrollo de la acción principal y causa que, al principio, no llegues a conectar del todo con el drama del personaje. Sin embargo, en el momento en el que entramos de lleno en la lucha de Álvaro por la supervivencia, nos metemos seguidamente en su conflicto, y lo vivimos como si fuésemos nosotros.

Además, en el apartado técnica, la película es un notable. Una fotografía que esta al corriente de cómo sacar partido a los grandes paisajes de la isla canaria de Fuerteventura y que logra que nos enamoremos de esos acantilados y de esos mares al mismo tiempo que nos transmite esa soledad angustiosa que vive el protagonista, perdido y herido en mitad de la naturaleza. Una música completamente incluyente y una dirección soberbia hacen de Solo una película no apta para claustrofóbicos y personas que se agobian con facilidad.

Como conclusión, Solo alcanza su objetivo de convertirse en la survival film que el cine español esperaba (a pesar de ciertos errores) y deja ver el potencial de Stuven, como uno de los directores claves del futuro del cine español. Alain Hernández está solvente, desgarrador y metido de lleno en su papel de Álvaro Vizcaíno, una interpretación que le sale de las entrañas. Mientras tanto, Aura Garrido consigue destacar con un rol menor y que nos deja con ganas de más, en una película que marcará los pasos a seguir del genero de supervivencia en el cine español.

Te gustará también

Comments

Comments are closed.